"Kerem", de Las mil y una noches, quiso matar a una mujer

Por el hecho, Tardú Flordún estuvo preso. Los detalles de los hechos de violencia que protagonizó uno de los galanes de la novela turca.
Viernes 13 de febrero de 2015
Muy lejos de ser un caballero de novela, Tardú Flordún, quien interpreta a Kerem en “Las mil y una noches”, la novela turca que arrasa en Argentina, estuvo preso por intentar matar a una mujer.

En “El diario de Mariana” contaron que “Kerem”, uno de los protagonistas de la novela turca que causa furor, estuvo privado de su libertad por acuchillar a una mujer de 21 años de nombre Halime Caliskan. El hecho sucedió en 2002, cuando el actor se encontraba en un boliche junto a sus amigos.

Según contó Ángel de Brito en el ciclo, no es el primer hecho de violencia de género que protagoniza Tardú. En 2003 le pegó y mordió en la nariz a Arzu Yanardag, novia en ese entonces, aunque él se excusó diciendo que “se enganchó con el piercing” de ella. Por otro lado, en 2013 le pegó a su novia de ese momento, la actriz Canan Erguder. Luego, Canan le dio una segunda oportunidad.

Según declaró Flordún, la novia de uno de sus amigos intentó seducirlo y se puso violenta con él porque no accedía a su pedido.

"Yo no soy violento, pero tengo honor y lo tengo que proteger. Ella se me insinuó y su novio estaba al lado, pero no reaccionó porque estaba borracho. Ella me pegó una cachetada y me preguntó por qué no me quería acostar con ella", relató el actor en una entrevista.

Tardú aseguró que la empujó porque “no le quedó otra”. Y contó que la herida que le hizo, se debió a que el llevaba un cuchillo como parte del disfraz que vestía.

"Se sentó arriba mío y la empujé al piso, no me quedó otra. Tenía un cuchillo encima porque estaba disfrazado y era parte del disfraz, entonces le hice una herida de un centímetro”, explicó, y se explayó al decir que la denuncia que ella radicó fue porque él no cedió ante sus constantes extorsiones.

Tardú Flordún fue condenado a 25 meses de prisión en 2006, que luego fueron bajados a 27 días. Según la justicia, la mujer había provocado la situación y él estaba ebrio.