San Lorenzo venció a Colón de la mano de sus delanteros

Lo superó 2 a 0 con goles de Matos y Villalba. Tras la derrota ante River en la Recopa, el Ciclón sumó una buena victoria por el aporte de su goleador y una gran asistencia del ídolo, Leandro Romagnoli.
Sábado 14 de febrero de 2015

San Lorenzo de Almagro venció a Colón de Santa Fe 2-0 en su debut en el torneo Julio Humberto Grondona, mientras espera su debut en la Copa Libertadores de América que se producirá el próximo jueves en Montevideo ante Danubio.

Tras la desazón que produjo la caída ante River Plate en la Recopa Sudamericana, el Ciclón, con un equipo que alternó titulares y suplentes, levantó la puntería y se llevó una merecida victoria con goles de Mauro Matos, en la primera etapa, y de Héctor Villalba, en la segunda.

No fue una actuación brillante la del elenco azulgrana, pero el alcanzó para superar a un adversario que tuvo pocas ideas y que recién logró acercarse al arco de enfrente en el final del encuentro, cuando ya estaba todo definido.

San Lorenzo se fue al vestuario en ventaja simplemente porque supo capitalizar la única situación frente al arco rival que consiguió generar en un pálido primer tiempo.

Corrían 33 minutos cuando Matos cabeceó un centro preciso ejecutado por Facundo Quignón desde la izquierda, que fue rechazado no sin esfuerzo por Jorge Broun. Pero la pelota le volvió a quedar servida al goleador azulgrana que en la segunda ocasión no perdonó al arquero visitante y abrió el marcador con un disparo alto.

Hasta ese instante no había pasado nada. Apenas se percibió una luz en el horizonte cuando el balón pasó por los pies de Leandro Romagnoli, quien, bien volcado por derecha, trató de llevar peligro al arco sabalero, pero no tuvo eco en sus compañeros.

¿Colón? Cuando el encuentro estaba igualado apostó a alguna réplica aislada de Gustavo Villarruel, pero en la única que tuvo el delantero le pegó muy mal desde la puerta del área.

Y cuando San Lorenzo se puso en ventaja, al equipo de Reinaldo Merlo le faltó peso en el medio y las escaladas de Luis Castillo, por derecha, y Guillermo Ferracuti, por izquierda nunca llegaron a destino.

El conjunto santafesino debió salir en el segundo período y le dejó más espacios a San Lorenzo y de a poco comenzó a llegar con más asiduidad.

Broun tuvo que exigirse para salvar su valla ante sendos disparos de Alejandro Barbaro y Sebastián Blanco, hasta que a los 23 el equipo de Edgardo Bauza liquidó el pleito.

Un pase mágico de Leandro Romagnoli dejó a Villalba mano a mano ante Broun y Tito definió como los dioses tras dejar desparramado en el piso al arquero visitante. A partir de entonces y hasta el final, San Lorenzo bajó el ritmo y Colón logró arrimarse al arco defendido por Leonardo Franco, pero no tuvo la contundencia necesaria para lograr, al menos, el descuento.