Lujo, delirio y lluvia en primer día del carnaval de Río

Lunes 16 de febrero de 2015
La lluvia torrencial no detuvo el ritmo de la batería, la samba de esculturales bailarinas semidesnudas ni el desfile de un mar de gente con suntuosos disfraces: en medio de rayos y truenos comenzaron este domingo los desfiles del sambódromo de Rio, apoteosis del Carnaval más famoso del mundo.

Es el momento que millones de brasileños esperaron todo el año para poder olvidar los problemas económicos, la sequía en el sureste y el escándalo de corrupción en Petrobras.

Las celebraciones callejeras han dejado no obstante dos muertos y diez heridos en Brasil. El mayor episodio de violencia se registró en Paraty (sureste), donde un enfrentamiento entre narcos rivales dejó un muerto y nueve heridos de bala.

Otro hombre fue apuñalado en Sao Paulo (sureste) y uno más herido en Salvador de Bahia (noreste) tras una pelea.

Empapados pero felices

En el sambódromo de Rio, el público aguanta estoico la tormenta en las tribunas descubiertas, cubiertos de pies a cabeza con impermeables desechables.

Los integrantes de las escuelas tampoco se dejan amilanar por el mal tiempo.

"Para mí el Carnaval es felicidad 100%, buenas vibras. Ya desfilé otros años con agua hasta la rodilla; la lluvia no nos aguará la fiesta ", dijo Flavio Castanheira, un publicitario de 37 años que cargaba enormes remos dorados en un apretujado metro para desfilar con la escuela de samba Salgueiro.

"La lluvia no me molesta, por el contrario, nos anima, nos hace sacar la garra. Además estaba haciendo mucho calor", bromeó Cleberson Santos, 43 años, minutos antes de comenzar el desfile de Viradouro, la primera de seis escuelas en presentarse esta noche con el tema de la influencia de la cultura negra en Brasil.

En su desfile participaron figuras del tenis mundial como el español Rafael Nadal, número tres del mundo, que se encuentra en Rio para disputar el Abierto de Tenis.