El informe forense descartaría suicidio de Nisman

La ausencia de pólvora en la mano, la trayectoria ascendente de la bala y la personalidad del fiscal generan fuertes dudas sobre la hipótesis oficial.
Lunes 16 de febrero de 2015
Información trascendida sobre las conclusiones de la autopsia reveló que la hipótesis del suicidio del fiscal Alberto Nisman debería ser descartada.

El principal argumento para concluir que no se trató de un disparo autoinflingido es la trayectoria ascendente de la bala ya que no coincidiría con los parámetros habituales para los casos de suicidio.

Otros elementos que no son comunes señalan que el arma no estuviera pegada a al cabeza de la víctimas sino a unos tres centímetros. Además, es sospechos la ausencia de pólvora en las muestras tomadas de la mano derecha del fiscal.

Por otro lado, es recurrente el argumento entre quienes conocían a Nismas de que no se trataba de una persona que pudiera tomar una decisión de este tipo.

“Quien diga que (Nisman) flaqueó porque era floja su denuncia es no haberlo conocido a él. Un suicidio sería incompatible con su forma de pensar. Era muy seguro de sí mismo”, aseguró un juez penal que lo conocía.

Estas tres líneas de argumentación se suman a detalles como la inoperancia de las cámaras de seguridad del edificio, el hecho de que haya trabajado hasta último momento con la presentación que haría en el Congreso sobre su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la falta de traba en la puerta de servicio cuando siempre estaba colocada y la demora de sus custodios en tomar contacto con quien se supone debían proteger.