Arroyo Salgado dijo que "de ningún modo" cree que el fiscal Nisman se haya suicidado

La ex esposa del fiscal descartó, "por su personalidad", que se haya quitado la vida. “De ningún modo admito esa posibilidad y mucho menos con un arma de por medio", aseguró.
Jueves 19 de febrero de 2015
La ex esposa del fiscal Alberto Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, aseguró hoy que por la "personalidad" de su ex marido "de ningún modo" cree que se haya suicidado.

Además, y pese a que dijo que no iba a hacer declaraciones que perjudiquen a quienes están a cargo del caso, afirmó que hubo cosas que ella "hubiera hecho diferente", y sostuvo que dar detalles del proceso "malogra la investigación".

"Por su personalidad, fundamentalmente, porque en su vida entiendo que no tenía motivos. Era una persona que de ningún modo yo admito esa posibilidad. Estaba en un momento excelente con sus hijas. Y mucho menos como se ha presentado, con un arma de por medio", señaló Arroyo Salgado al descartar que el fiscal se haya suicidado.

En declaraciones a radio Vorterix, la magistrada reclamó a quienes llevan adelante la investigación que "se despeje en el expediente si esto fue un suicidio o un homicidio, más allá de la certeza" que, reiteró, tiene.

La jueza dijo que "de confirmarse la certeza" que tiene, de que no se trató de un suicidio, el hecho fue algo "muy sofisticado", y resaltó que pidió un veedor internacional porque "no están dadas las condiciones para una investigación imparcial".

"En caso de confirmarse la certeza que tengo, fue algo muy sofisticado. Lamentablemente me vi en la obligación de pedir un veedor de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos porque en esta coyuntura judicial, política, mediática, no están dadas las garantías como para que se realice una investigación imparcial sin riesgo para cumplir los fines del proceso y la búsqueda de la verdad", señaló. Además, afirmó que es "muy pero muy importante que, sea cual sea el resultado de la investigación, la gente lo crea".

Con respecto al proceso que llevan adelante la fiscal Viviana Fein y la jueza Fabiana Palmaghini, la magistrada advirtió sobre los problemas que pueden generarse por la información que se difunde.

"No quiero emitir juicio de valor mediático más allá de las manifestaciones que ya hice, en las que hice saber ciertas cuestiones que me parecía que debían hacerse. Entiendo que es importante mantener informada a la sociedad... pero dar detalles de las líneas de investigación que se están siguiendo, de las pruebas que se obtuvieron, malogra el avance de la investigación", sostuvo. Asimismo, contó que Nisman siempre recibió amenazas a las que ella "nunca" le dio mayor trascendencia, aunque sostuvo que ahora cree que "pueden llegar a tener alguna relación" con la muerte del fiscal.

Por último, Arroyo Salgado admitió que conoce a Diego Lagomarsino, el asistente que le prestó el arma cuya bala provocó el fallecimiento de Nisman, aunque aclaró que "hay cuestiones" sobre las que aún no fue consultada.

"Lo conozco (a Lagomarsino). Pero hay cuestiones sobre las cuales todavía no me han preguntado, y hasta que no estén dadas ciertas garantías, no voy a hablar. Por eso pedí el veedor internacional. La difusión de las declaraciones testimoniales condiciona la investigación. Prefiero no avanzar", concluyó.