Hallazgo sin vida de Lucio: estaba en la morgue judicial

Alberto Crescenti, director del Sistema de Atención Médica de Emergencia de Buenos Aires (SAME), dialogó en exclusiva con El Pulso, el programa de Canal 26 sobre el hallazgo de Lucio Correa.
Lunes 23 de febrero de 2015
Alberto Crescenti, director del Sistema de Atención Médica de Emergencia de Buenos Aires (SAME), dialogó en exclusiva con El Pulso, el programa de Canal 26 sobre el hallazgo de Lucio Correa.

El adolescente de 17 años, a quien sus padres pudieron reconocer por un tatuaje de gran tamaño que tenía en su espalda, estaba en la Morgue Judicial de la Ciudad donde el cuerpo fue reconocido por sus padres. Había desaparecido el sábado tras participar de una fiesta electrónica en los bosques de Palermo y era buscado por familiares y amigos.

El joven había sido embestido por un camión en la avenida Lugones la madrugada del sábado, poco después de que sus amigos le perdieron el rastro y denunciaron su desaparación.

El cuerpo del adolescente llegó a la morgue el mismo sábado, pero no pudo ser identificado antes porque estaba "irreconocible" cuando la Policía informó que se trataba de un hombre de entre 40 y 45 años y oriundo de Pehuajó.

Las fuentes consultadas por DyN precisaron que los padres del adolescente sólo pudieron reconocer a su hijo por el detalle del tatuaje. El adolescente era buscado desde la madrugada del sábado, cuando sus amigos denunciaron que lo había visto por última vez en la esquina de Figueroa Alcorta y Dorrego, zona cercana a donde tuvo lugar el accidente.

Ese mismo sábado, fuentes policiales reportaron que un hombre murió al ser atropellado por un camión cuando intentaba cruzar la avenida Lugones en un lugar no permitido para peatones a la altura de la autopista Illia.

Tras su desaparición, familiares y amigos, todos procedentes del partido bonaerense de Almirante Brown, iniciaron su búsqueda y pidieron reportar datos para su localización a través de las redes sociales. La noticia de su muerte se conoció horas después.