VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

"No creo en el suicidio de Nisman, hablaba del futuro"

Así lo afirmó Gladys Gallardo, quien trabajó más de un año y medio con el fiscal de la UFI AMIA. "Él me dijo que no".
Lunes 23 de febrero de 2015
Gladys Gallardo fue quien acompañó al fiscal Alberto Nisman durante más de un año y medio. Fue su empleada doméstica desde octubre de 2013 del departamento en Le Parc. Allí perdió la vida el fiscal. Ella, salió a hablar ahora y aclara puntos aún oscuros sobre los pormenores de su vida diaria. Desconfía de la teoría del suicidio.

La mujer relató en un noticiero. "Trabajaba desde octubre de 2013, él decía que dejaba el departamento en mis manos, que confiaba mucho en mí", aseguró y confirmó que la última vez que tuvo contacto con el fallecido fiscal fue el jueves 15 de enero, "estuve todo el día con él porque no salió" y aclaró que lo vio "bien".

Según su relato, desde el exterior, el fiscal le había informado que volvería a la Argentina por unos días "porque venía por asuntos de trabajo pero después se iba otra vez". "Él me escribió que venía el lunes 12, que estuviera al mediodía en el departamento y que se iría el viernes 16", aseguró.

Uno de los puntos centrales en la investigación fue la lista de compras hallada en el departamento, que en principio se había informado que estaba escrita por el fiscal para su mucama. Sin embargo, la propia Gladys es la que se encargó de aclarar ese punto. "Él me comentó que le habían dicho que estaba muy flaco y si yo me animaba a cocinarle y ahí fue la famosa lista que yo le dejé porque me dijo que quería un pastel de papas", aclaró.

"Cuando yo me iba a ir, él estaba dormido", continuó su relato, "entonces le hago la lista para el pastel de papas y le dejé otra nota del tiempo que había estado y que nos veíamos el lunes". Incluso, aseguró: "El viernes me llamó temprano y que iba a comprar las cosas".

Sobre la relación entre el fiscal y el personal de custodia, "cuatro por turno", Gladys aseguró que "era muy distante" y que "nunca entraron, siempre de la puerta de servicio cuando traían algo" y al ser consultada sobre la confianza que tenía con ellos aseveró: "Él una vez me dijo que no confiaba en nadie".

Sobre la relación que había entre Nisman y su colaborador Diego Lagomarsino, afirmó que era "de trabajo" y que "en el año y pico que estuve trabajando, le habré abierto la puerta unas siete u ocho veces". Incluso, confirmó que el fiscal estaba en pareja: "Yo fui el sábado 27 (de diciembre)" a acomodar el departamento tras una cena con la mujer la noche anterior.

Y finalizó: "Yo en lo personal, no creo que se haya querido quitar la vida. Una persona que se cuida tanto, que hablaba siempre del futuro, enamoradísimo de sus hijas... yo no creo".