Mangeri dijo que la policía lo amenazó para que se incrimine

El portero denunció que fue víctima de "aprietes". “Me dijeron que si no confesaba iba a ir presa mi mujer”, aseguró. También acusó a la fiscal Asaro de haberse burlado de él.
Miércoles 25 de febrero de 2015

El portero Oscar Mangeri, quien es juzgado por el crimen de la adolescente de Ángeles Rawson, aseguró esta mañana que es "inocente" y la policía lo amenazó para que declarara.

"Por televisión nos enteramos que habían encontrado el cuerpo. Nos pusimos mal con mi esposa, lloramos abrazados", aseguró el acusado, que realizaba su declaración ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 9, que juzga el asesinato de la chica de 16 años ocurrido en junio de 2013.

Mangeri reiteró que fue víctima de "aprietes" por parte de policías, en una alocución que arrancó asegurando que iba a contestar "todas las preguntas".

El portero acusó a un "comisario o subcomisario" de haberlo "apretado" en la noche en que se autoinculpó al declarar como testigo ante la fiscal Paula Asaro.

"Me dijo que tenía que llamar a la fiscal y confesar, y que si no lo hacía, iba a ir presa mi mujer", expresó.

Según Mangeri, el jefe policial le dijo: "Yo sé lo que pasó. Que (Ángeles) me provocaba, que las chicas de esa edad calientan la 'pava', que era una histérica, que lo había provocado, que luego no quiso y eso me puso como loco".

"Me dijo que tenía que llamar a la fiscal y confesar (eso), y que si no lo hacía, iba a ir presa mi mujer", agregó el portero a los jueces, ante quienes aseguró que el policía le dijo que "para que no sea tan alevoso, le diga a la fiscal que 'se me fue la manos' ".

La declaración del portero, que se llevó a cabo sin la presencia de cámaras de televisión, se produjo pocas horas después que el tribunal rechazara un pedido de nulidad del inicio del juicio formulado por el abogado del acusado, Adrián Tenca, quien alegó que se desestimaron todas las medidas de prueba pedidas por la defensa.