Realizaron la inspección ocular donde vivía Ángeles

Fue en el inmueble ubicado en Ravignani 2360 de la Capital Federal, en donde por disposición del Tribunal se realizó una inspección ocular de la cual participó la querella, la defensa y la fiscalía, en medio del juicio oral y público que se le sigue al portero.
Viernes 27 de febrero de 2015
El Tribunal Oral Criminal 9 que juzga al portero Oscar Mangeri por el crimen de la joven Ángeles Rawson realizó una inspección ocular en el edificio en que vivían ambos.

Fue en el inmueble ubicado en Ravignani 2360 de la Capital Federal, en donde por disposición del Tribunal se realizó una inspección ocular de la cual participó la querella, la defensa y la fiscalía, en medio del juicio oral y público que se le sigue al portero.

Durante la mañana y previo a una nueva audiencia de juicio, el Tribunal y las partes recorrieron varios pisos del edificio y donde vivía tanto el portero Mangeri como la víctima, esta última en un piso superior.

Pablo Lanusse, abogado querellante, aseguró que el lugar "era algo ya conocido" y la medida "no cambia nada la convicción de cómo fueron los sucesos".

Por su parte, el abogado de Mangeri, Adrián Tenca, dijo que la medida sirvió para que el Tribunal "tenga un conocimiento directo del lugar de los hechos".

"Se sacaron fotos y se filmó todo, la inspección ocular las pedimos todas las partes, siempre es bueno para el Tribunal que juzga tomar un conocimiento directo de los lugares que están siendo puestos en conocimiento", agregó.

Al ser consultado cómo impacta la medida en la causa, dijo que "puede cambiar o no" la situación pero valoró que se tomó un "conocimiento directo" del lugar.

En ese sentido, explicó que en la actualidad "en la portería no hay nadie viviendo", y que en la causa "hay montón de cosas que están en tela de juicio".

Angeles "Mumi" Rawson, de 16 años, desapareció el lunes 10 de junio del año pasado cuando regresaba a su casa del barrio porteño de Palermo.

Las cámaras de los edificios registraron las imágenes de la joven ingresando por la puerta principal del edificio donde vivía junto a su familia.

El día siguiente su cuerpo fue hallado en el predio de la CEAMSE de la localidad bonaerense de José León Suárez. Por el crimen fue detenido Mangeri, quien se autoincriminó cuando declaraba como testigo ante la fiscal Asaro, aunque en sus indagatorias posteriores siempre se declaró inocente.