La mamá de Ángeles contó que alguien atendió el teléfono celular de su hija

María Elena Aduriz sostuvo que durante la noche que Angeles desapareció, llamó a su celular, la atendieron pero nadie contestó y luego el teléfono, que nunca fue encontrado, daba apagado.
Sábado 28 de febrero de 2015
La madre de Angeles Rawson, María Elena Aduriz, declaró hoy que cuando buscaba a su hija a una de las personas que llamó fue al encargado Jorge Mangeri, a quien calificó como una persona respetuosa pero que hoy cuando lo ve le provoca "horror".

Aduriz fue la primera testigo en declarar ante el Tribunal Oral Criminal 9 que juzga a Mangeri por el crimen de Angeles.
La mujer dijo que llamó a Mangeri durante las horas que Angeles estuvo desaparecida pero no le contestó la llamada.


La madre también sostuvo que durante la noche del 10 de junio de 2013, cuando su hija desapareció, llamó a su celular la atendieron pero nadie contestó y luego el teléfono, que nunca fue encontrado, daba apagado.

"Le mandé un mensaje de texto a las 21.30, no contestó y a las 21.40 la llamé al teléfono. Sonó, alguien contestó y cortaron, después daba apagado", declaró Aduriz ante el tribunal.

Aduriz dijo que para su familia Mangeri era una persona respetuosa, a quien le habían dado una copia de la llave de su departamento, pero que hoy siente "horror" cuando lo ve.

En la última parte, Aduriz fue interrogada por su abogado, Pablo Lanusse, quien le preguntó "qué siente hoy cuando lo ve a Mangeri con la imputación que pesa sobre él".
"No lo puedo describir, siento horror", respondió.

La mujer también relató que Mangeri le dio el pésame cuando se cruzaron en la Fiscalía de Paula Asaro, a donde ambos fueron a declarar.
"Mangeri llegó cuando yo salí de declarar. Yo estaba sentada en la escalera con mi mamá cuando llegó Mangeri con la señora. Me dio el pésame. Le puse la mano en el hombro y le agradecí", recordó la mujer