Cayó capo de Zetas

Omar Treviño Morales fue detenido por fuerzas federales.
Miércoles 4 de marzo de 2015
Omar Treviño Morales, líder del sangriento cartel del narcotráfico mexicano Los Zetas, fue detenido la madrugada de hoy por fuerzas federales en el estado de Nuevo León.

"Fue detenido en el municipio de San Pedro Garza García al filo de las cuatro de la madrugada, en una acción de fuerzas federales con participación del Ejército y de la Policía Federal", informó a la agencia DPA un funcionario federal.

Treviño Morales, conocido como el "Z-42", era "la cabeza visible" de la violenta organización, desde la detención de su hermano Miguel Ángel Treviño Morales el 15 de julio de 2013.

El líder de Los Zetas era uno de los narcos más buscados en México y Estados Unidos. La detención se produjo cinco días después de la captura de Servando Gómez Martínez,"La Tuta", el líder del cártel de Los Caballeros Templarios, en el estado de Michoacán.

El capo mafioso está acusado de delincuencia organizada y portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.

En Estados Unidos tiene cargos en el distrito de Columbia por tráfico de cocaína de México a Norteamérica.

Omar Treviño Morales nació el 26 de enero de 1974 en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Asumió el liderazgo de Los Zetas tras la detención de su hermano Miguel Ángel, "el Z-40" o "Z-40", durante un operativo de la Marina en los límites de Tamaulipas y Nuevo León.

Las autoridades mexicanas ofrecían una recompensa de 30 millones de pesos (2 millones de dólares) a quien diera información que facilitara la detención del "Z-42".

En agosto de 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusó a Jesús Fernández de Luna, suegro de Omar Treviño Morales, por maniobras de lavado de dinero para Los Zetas a través de varias empresas de su propiedad.

Según las autoridades estadunidenses, Omar Treviño Morales fundó, junto con su esposa Carolina Fernández González y su suegro, la Compañía Ganadero 5 Manantiales con el fin de lavar dinero.

En los últimos años, las autoridades mexicanas lograron detener a varios de los líderes más importantes del crimen organizado.