Nisman tomó alcohol horas antes de ser encontrado

Según fuentes del caso, el alcohol fue encontrado en el estómago no así en sangre, donde sí fueron encontradas otras sustancias como cafeína y restos de medicamentos (rivotril en gotas).
Miércoles 4 de marzo de 2015
El fallecido fiscal Alberto Nisman ingirió bebidas alcohólicas minutos antes de su muerte,
quedó confirmado hoy, pero especialistas descartan que haya estado ebrio tomando en cuenta el resultado de los exámenes de autopsia realizados días atrás.

El cadáver de Nisman tenía 1,73 gramos de alcohol en el estómago, no en la sangre, lo que significa que el extitular de la Unidad Especial AMIA tomó alguna bebida espirituosa antes de ser encontrado sin vida en su departamento, pero esa cantidad no implica que se haya embriagado, según indicaron especialistas en las últimas horas.

Estos datos fueron incorporados a la causa, caratulada como "muerte dudosa", mientras continúa adelante la investigación que busca establecer en qué circunstancias falleció.

En tanto, trascendió que en las próximas horas la exesposa de Nisman, la jueza Sandra Arroyo Salgado, en su rol de querellante, presentaría -posiblemente en San Isidro- un informe elaborado por
sus peritos, con los resultados de la pesquisa que llevan adelante por su cuenta.

El alcohol fue hallado en el estómago no así en sangre, en que sí fueron encontradas otras sustancias como cafeína y restos de medicamentos (rivotril en gotas), según indicaron fuentes del caso.

A partir de los datos incorporados, los investigadores manejan como hipótesis que antes de su muerte, Nisman ingirió alguna bebida alcohólica, posiblemente vodka, aunque no llegó a ser metabolizada por su organismo.

En ese sentido, en el baño del departamento de Nisman se encontró un vaso plástico transparente del que se levantaron huellas digitales, y en una mesa en el living una botella de vodka importado abierta y a medio consumir.

El estudio toxicológico fue realizado por el Cuerpo Médico Forense, dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y fue agregado al expediente que está a cargo de la fiscal Viviana Fein, de manera que se suma a la autopsia, los estudios histopatológicos y los peritajes balísticos.

En tanto, Fein se encuentra a la espera de una serie de estudios autorizados por la jueza Fabiana Palmaghini, entre los que se encuentra el cotejo de ADN obtenido de las uñas de Nisman, para determinar si se defendió ante un eventual ataque.

También la fiscal se encuentra tomando declaración testimonial a las personas que dialogaron telefónicamente con el fallecido extitular de la Unidad Especial AMIA en las últimas horas de su vida para establecer cuál era su estado anímico ese fin de semana.

En ese sentido, de acuerdo a los datos recabados en las pericias realizadas a las líneas telefónicas se pudo determinar que Nisman llamó a su tía Lidia Garfunkel y a su hermana Sandra Nisman, aunque fueron llamadas de pocos segundos, por lo que no se sabe si dialogaron.

Con quienes sí mantuvo conversaciones fue con la secretaria letrada de la Unidad Fiscal y su principal colaboradora en la denuncia contra la Presidenta, Soledad Castro, y con Marina Pettis, una de sus secretarias privadas.

Asimismo, en los días previos a su muerte, Nisman también había dialogado con el vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, con la diputada nacional Patricia Bullrich y periodistas de distintos medios.

El extitular de la Unidad Especial AMIA fue encontrado sin vida el 18 de enero pasado en su departamento del piso 13 de la Torre Le Parc, en el barrio porteño de Puerto Madero, con un disparo en su cabeza, y la Justicia intenta determinar si fue suicidio, inducido o no, o bien un asesinato.un asesinato.