El Gobierno promulgó la nueva ley de Inteligencia

Así lo estableció mediante su publicación en el Boletín Oficial, con la firma de la presidenta Cristina Fernández, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Justicia, Julio Alak.
Jueves 5 de marzo de 2015
El Gobierno promulgó la ley de inteligencia, a una semana de su sanción en el Congreso.

Así lo estableció mediante su publicación en el Boletín Oficial, con la firma de la presidenta Cristina Fernández, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Justicia, Julio Alak.

El proyecto de creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que reemplazó a la Secretaría de Inteligencia (SI), ex SIDE, fue aprobado en la madrugada del jueves 26 de febrero.

La ley había sido promovida por el kirchnerismo a partir de la muerte del fiscal federal Alberto Nisman, quien tenía vínculos con espías desplazados como Antonio "Jaime" Stiuso.

Se aprobó con 131 votos afirmativos y 71 engativos en el marco de una sesión especial convocada por el oficialismo.

La miembro informante por el Frente para la Victoria (FpV), Diana Conti, garantizó que la AFI iba a quedar "subordinada totalmente al poder político y al Poder Judicial, cuando corresponda", y enfatizó se buscaba "democratizar" los servicios de inteligencia.

Asimismo, justificó la decisión de transferir las escuchas telefónicas de la Secretaría de Inteligencia a la órbita de la Procuración General de la Nación porque "se le saca la tarea fundamental para que el contubernio entre los agentes y el Poder Judicial pueda existir".

Por su parte, la diputada nacional Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) cuestionó el proyecto oficial y consideró que, si se quiere "transparentar, eliminemos" el organismo de inteligencia, "pero no le demos más poder" al jefe del Ejército, César Milani, ni a Fernando Pocino, funcionario de la SI.

La legisladora opositora enfatizó entonces que los agentes de inteligencia "no tienen patrón, son multimillonarios, están en el narcotráfico, están en todos los negocios, y el día que sople el viento para otro lado van a hacer como los jueces federales de ustedes".

En esa sesión, se explicó que transcurrido el plazo de los 120 días para la creación del nuevo organismo de inteligencia se habilitará un plan de retiro jubilatorio para los empleados de la Secretaría de Inteligencia que cumplan con los requisitos.

"En todo organismo del Estado hay mucho personal en condiciones de jubilarse y en este caso se los va a invitar a hacerlo", adelantó García, quien estimó que "hay un 60 por ciento del personal que va a estar dentro de la norma jubilatoria" sobre una base de unos 2.500 empleados entre administrativos y agentes.

No obstante, la diputada aclaró que "va a quedar un residual" de lo que fue la ex SIDE porque "no se puede paralizar" el servicio de inteligencia.