Rechazan pedido de detención del primo policía de la mujer de Mangeri

Así lo había solicitado la fiscalía luego de testimonio. Lo acusaban de ser cómplice del asesinato de Ángeles Rawson y de "colaborar para lograr la impunidad" del crimen de la adolescente.
Viernes 6 de marzo de 2015

La fiscalía del juicio por la muerte de la adolescente Angeles Rawson pidió hoy que se investigue por “encubrimiento” al policía bonaerense Cecilio Saettone, cuñado del portero Jorge Mangeri, acusado por el crimen.

La Fiscalía pidió la detención del policía, pero el tribunal oral nùmero nueve la rechazó aunque ordenó extraer testimonios de la declaración de Saettone para que otro tribunal investigue si efectivamente encubrió a Mangeri.

Durante su declaración de esta mañana, Saettone incurrió en una serie de contradicciones que llevaron a los fiscales Julio César Castro y Fernando Fiszer a insistir en las repreguntas y concluir en que el testigo fue “mendaz”.

En ese contexto, lo acusaron de haber colaborado con Mangeri para “enmascarar” las heridas que había sufrido supuestamente en el marco de la escena que terminó con la muerte de Angeles, ocurrida en junio de 2013.

Mangeri denunció que esas heridas le fueron provocadas en un “apriete” adentro de un patrullero, aunque luego corrigió que parte de ellas fueron consecuencia de la caída de una escalera cuando estaba pintando.

Ademàs, los fiscales sostuvieron, a partir de entrecruzamientos telefónicos y de mensajes de texto, que Saettone –hermano de la esposa de Mangeri- pudo haber colaborado también en el “descarte” del cuaderno de comunicaciones de Angeles.

En ese marco, los fiscales interpretaron que Saettone (a quien Mangeri dijo haberle pedido asesoramiento porque estaba “aterrado” porque temía que le “hicieran una cama” para que se “hiciera cargo del crimen”) colaboró con el portero para elaborar una versión “mendaz” de los hechos.

Durante la declaración testimonial, los fiscales insistieron en preguntarle a Saettone por su interpretación de la expresión atribuida a Mangeri: “Yo no fui, pero si hubiera sido, ¿vos qué harías?”.

Saettone restó trascendencia a esa expresión en relación con la presunta participación de Mangeri en el homicidio.

El delito de “encubrimiento”, que por tratarse de un homicidio en este caso sería “agravado”, contempla penas que van de uno a seis años de cárcel.

Mangeri está imputado por haber abusado sexualmente de Rawson con "el propósito de accederla carnalmente" y luego la sometió a "una golpiza destinada a vencer su resistencia" a ser violada, según consta en la Justicia.

El portero del edificio de la calle Ravignani 2360, del barrio porteño de Palermo, donde vivía la chica, es el único detenido e imputado por el crimen cometido el 10 de junio de 2013.

El cadáver de la adolescente fue encontrado al día siguiente entre bolsas de basura en la planta recicladora de residuos de la CEAMSE, situada en la localidad bonaerense de José León Suárez.