Buscan a un joven que desapareció en un río crecido

La Policía local busca a un adolescente de 15 años que nadaba con amigos en el río Marapa, en la comuna de Lamadrid, y fue arrastrado por la corriente.
Sábado 7 de marzo de 2015
Un adolescente era buscado por la policía y bomberos de Tucumán tras desaparecer en un río crecido por las lluvias constantes, mientra en Córdoba la situación sigue "crítica" y en Santiago del Estero un relevamiento determinó que había unas 400 mil hectáreas de campos inundadas lo que generará pérdidas millonarias.

Si bien este mediodía las lluvias habían cesado, el viernes por la noche hubo nuevas tormentas que complicaron el tránsito en el noroeste del país y aumentaron el caudal de los ríos, mientras cientos de personas permanecían evacuadas en distintas localidades del centro y norte del país.

Encima, los pronósticos meteorológicos advierten que no habrá descanso en las tormentas nocturnas hasta el martes en el noroeste, donde de día la situación se complica porque la temperatura con la humedad sube rápidamente por encima de los 30 grados.

En Tucumán, fuentes de seguridad indicaron que la Policía lacustre dispuso un operativo especial para buscar al adolescente de 15 años que ayer a la tarde nadaba con amigos en el río Marapa, en la comuna de Lamadrid, y fue arrastrado por la corriente.

Tres jóvenes contaron que pudieron salvar sus vidas al salir por la orilla del río pero el adolescente no pudo ser divisado por la fuerza del agua que lo llevó hacia adentro.

Las lluvias afectan Tucumán todos los días desde el 25 de febrero y, según los reportes provinciales, en la primera semana de marzo ya cayó la mitad de todas las precipitaciones promedio del mes.

En Córdoba, el gobernador José Manuel de la Sota señaló que tras casi veinte días seguidos de temporal iban "saliendo pero de a poco".

"La situación ha sido grave y continúa siendo grave en algunos lugares. En Idiazábal, localidad de 1300 habitantes, quedó totalmente bajo el agua", señaló De la Sota.

Asimismo, reportó que en la región de Sierra Chica, 250 viviendas quedaron destruidas y 1800 con diferentes roturas.

De la Sota remarcó a radio Continental que estaban "muy preocupados por una localidad que se llama Cruz Alta, donde tenemos unos 200 evacuados".

"Ahora tenemos mil evacuados de Ideazábal, que ahora están en pueblos vecinos", añadió.
En las dos provincias, la fuerza del agua destruyó rutas y puentes por lo que había complicaciones para el tránsito.

En Santiago del Estero, en tanto, el Ministerio de la Producción estimó que se inundaron unas 400.000 hectáreas de campos con cultivos lo que podría generar pérdidas de 600 millones de pesos en el sudeste de la provincia.

Los campos anegados se encuentra en los departamentos de Belgrano, General Taboada, Aguirre y Robles, con cultivos de soja, maíz, algodón, alfalfa y cebolla.

Asimismo, varios parajes recibían ayuda oficial desde helicóptero y canoas, ya que hay familias aisladas desde hace alrededor de un mes y los caminos están totalmente intransitables.

En otro orden, se mantenía el alerta en la capital y en La Banda por la creciente del río Dulce que ya obligó a más de 300 personas a abandonar sus hogares a ambos lados del principal curso de agua de Santiago del Estero.