Dominga: "Ese día no vi a Mangeri"

"Ese día no entró absolutamente nadie", dijo la mucama de la familia Rawson y aseguró que el hermanastro de la adolescente, "nunca salió".
Miércoles 11 de marzo de 2015
La ex mucama que trabajaba en el departamento en el que vivía Ángeles Rawson ratificó hoy ante el tribunal oral número 9, que lleva adelante el juicio por el homicidio, que el hermanastro de la adolescente estaba "durmiendo" la mañana en que desapareció la joven y nunca salió de su habitación.

La confirmación de Torres, que se produjo a lo largo de un exhaustivo interrogatorio, parece despejar una de las hipótesis de autoría alternativa al crimen de Ángeles que en el marco de la investigación surgió como parte de la estrategia de defensa del único imputado, el portero Jorge Mangeri.

Dominga Torres recordó que el 10 de junio de 2013, cuando llegó a la casa de los Rawson para realizar sus habituales tareas de limpieza, Axel Opatowski, hijo del padrastro de Ángeles, "estaba durmiendo en su cuarto".

Entonces la empleada golpeó la puerta, abrió, lo vio en su cama, lo saludó, volvió a cerrar la puerta y se dedicó a sus quehaceres.
A lo largo de toda la mañana, en la que además cocinó "fideos y tortilla", no salió de la habitación y cuando se retiró tras concluir con su labor "seguía durmiendo".

La defensa de Mangeri (la actual pero también la que tuvo a lo largo del proceso) deslizó sin aseverarlo explícitamente que la muerte de Ángeles pudo haber estado relacionada con un conflicto intrafamiliar que, hasta ahora, no surgió en el juicio.

El defensor de Mangeri, el abogado Adrián Tenca, buscó con sus preguntas demostrar contradicciones en el relato de la mucama, con tal grado de puntillosidad de detalle que llegó a pedir precisiones sobre qué tipo de fideos había cocinado y con qué salsa.

También lo interrogó sobre por qué Torres cambió de colectivo en el trayecto hacia la casa de los Rawson.

Luego de Torres fue el turno de la administradora del edificio de la calle Ravignani 2360, Lidia Berrojaldis, quien, interrogado por los fiscales Sandro Abraldes y Fernando Fiszer, sostuvo que Mangeri recolectaba diariamente los residuos piso por piso y luego los colocaba "en una bolsa de residuos grande".

Cuando la fiscalía le preguntó cómo se proveía Mangeri de esas bolsas, explicó que él mismo las iba a buscar a un comercio cercano y pasaba el gasto al consorcio.

El cadáver de Ángeles Rawson fue encontrado el 11 de junio de 2013 en una planta recicladora de residuos en la localidad bonaerense de José León Suárez, en el interior de una bolsa de consorcio de grandes dimensiones.