Hijo de Pappo rozó su moto

Las revelaciones de la ex nuera del fallecido músico.
Miércoles 11 de marzo de 2015
A 10 años de la muerte de Norberto “Pappo” Napolitano, su ex nuera, Gabriela Sfeir, aseguró que la moto del músico fue rozada por la de su hijo Luciano, lo que provocó que el “Carpo” perdiera la estabilidad, cayera y finalmente sea atropellado por un auto, aquella noche en el accidente donde perdió la vida el músico.

“La única testigo del accidente esa noche fui yo. Tenía 16 años cuando ocurrió eso. Lógicamente quedé con un shock emocional muy grande. Hay cosas que no fueron como se dijeron”, reveló diez años después de la tragedia.

“Pappo iba solo en la Harley y nosotros íbamos en la Kawasaki. Las motos se chocan y él cae en el pavimento. Él estaba con vida cuando cae y pasa un primer auto, que esquiva la moto. Pasa un segundo auto y el que lo conducía se asustó, y en vez de frenar aceleró”, aseguró la joven en diálogo con La Once Diez/Radio de la Ciudad, en el programa de Guillermo Lobo.

Gabriela lamentó que “durante 10 años hubo versiones por todos lados” y que “la responsabilidad recayó sobre la víctima”, a la vez que culpó a su ex pareja no solo por el accidente sino por su posterior silencio: “Yo sé que no hubo intencionalidad, sí hubo negligencia. Pero yo era muy chica e hice lo que me dijeron que haga. Luego formé una familia y los años posteriores me quedé callada”.

Acerca de las razones de su silencio, sostuvo que su ex pareja la amenazaba con quitarle la tenencia de sus hijos basándose en un intento de quitarse la vida que ella tuvo antes atrás. Tras separarse de Luciano Napolitano, dijo que la Justicia está resolviendo darle la tenencia de los tres hijos que tuvieron al hijo de Pappo, por lo que ella decidió hablar: “Había una sola cosa que no tenía que tocar en mi vida, y son mis hijos”.

Además, dijo que fue víctima de “violencia de género, psicológica y física” por parte de Luciano Napolitano: “Hubo muchísima violencia. Antes de separarme me pegó, me desmayó y me fui 20 días para que mi familia y mis amigos no se enteraran. Yo tomo esta decisión de que nadie se entere bajo presión”.

En este sentido, expresó entre lágrimas su preocupación por el hecho de que sus hijos estén en manos de Luciano, de quien dijo que es un adicto: “Cuando me separé supe que se puede vivir de otra manera más sana y opté por darle a mis hijos una mejor calidad de vida. Irónicamente la Justicia me los está sacando y mis hijos siguen viviendo esa vida”.

Sfeir aseveró que su ex pareja estuvo ausente durante el primer año de vida de su hija menor, ya que “decía que él no podía estar con un bebé”. “La beba que tiene ahora no lo conoce, no lo registra, no entiende nada. Además, se equivoca en la edad de los hijos. Tienen ocho, siete y un año y nueve meses. Él dijo que tienen ocho, seis y un año”, remarcó.

Aseguró que está “desesperada” y que está “luchando por hijos”, a la vez que rescató la figura de su ex suegro, “Pappo”: “Era un ser increíble. Era como se lo veía, era una persona frontal que decía lo que pensaba. No era una persona violenta. De él tengo los mejores recuerdos y siempre recibí un trato excelente, siempre fue una excelente persona conmigo”.