VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Mínimo en 12 años

El euro tuvo su cotización más baja desde 2003.
Miércoles 11 de marzo de 2015
El euro acentuaba su caída frente al dólar este miércoles, lastrado por las compras de deuda que desde principios de semana realiza el Banco Central Europeo (BCE), aunque las principales bolsas europeas cerraron con fuertes alzas.


Hacia las 17H00 GMT, la moneda única operaba a 1,0575 dólares, frente a 1,0698 dólares marcados el martes hacia las 21H00 GMT.

"Pocos se hubieran imaginado en mayo pasado, cuando el euro rozara un nivel de 1,40%, que 10 meses después habría este desplome", hasta un nivel cercano a 1,05 dólares, con la posibilidad de que siga bajando, destacó Michael Hewson, analista de CMC Markets.

Hacia las 15H05 GMT la moneda única tocó un mínimo desde marzo de 2003, en 1,0557 dólares.

"El optimismo" del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, "sobre la eficacia de la política monetaria del BCE para incentivar la inflación y el crecimiento económico en los próximos meses esconde los decepcionantes datos que llegan de China", dijo Markus Huber, analista de la agencia de corretaje Peregrine & Black.

Las declaraciones de Draghi, en cambio, impulsaron a las principales bolsas europeas.

El Dax cerró con un alza de 2,66% en un nivel de 11.805,99 puntos, subiendo por primera vez en la historia sobre la cota de las 11.800 unidades. La bolsa de París cerró con una fuerte alza de 2,37%, llegando incluso a romper el récord de los 5.000 puntos durante la operativa, aunque cedió levemente antes del cierre.

Los indicadores fueron alentados por las declaraciones del presidentes del BCE, Mario Draghi, quien dijo que "no hay nada nuevo", pero "reiteró el compromiso del BCE en su programa" de compra de activos, explicó Andrea Tuéni de Saxo Banque.

El programa de compra masiva de deuda o expansión cuantitativa (QE, según sus siglas en inglés) del BCE no reducirá la presión sobre los gobiernos para que lleven a cabo reformas, sino que incrementará los beneficios de las mismas, dijo un confiado Draghi el miércoles.

El BCE inició el lunes la compra de deuda pública que inyectará, hasta septiembre de 2016, 1,14 billones de euros en el sistema financiero de la zona euro para incentivar la inflación y reactivar el crecimiento, siguiendo el modelo del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal.

En este contexto, el euro baja frente al dólar, lo que muchos inversores interpretan como un signo positivo para las empresas exportadoras, afirmó Renaud Murail de Barclays Bourse.

Pero el QE tiene sus críticos, en particular en Alemania, que arguye que reduce la presión en los gobiernos de la eurozona para que pongan sus finanzas y sus economías en orden.

Sin embargo, la política del BCE está repercutiendo en el rendimiento que pagan los países de la zona euro por su deuda en el mercado secundario, donde se intercambia la deuda ya emitida, marcando nuevos mínimos.

El rendimiento del bono alemán a 10 años cayó al 0,192% frente al nivel de 0,234% de la víspera, el francés al 0,483% desde el 0,524%; el español al 1,154% desde el 1,242%, el italiano a 1,101% (1,219%) y el de Portugal a 1,602% (1,705%).

En cambio, las tasas de Grecia, de nuevo en el ojo del huracán de los inversores, subían al 10,674% frente al 10,388% del martes al cierre.

"La preocupación sobre las negociaciones entre Grecia y la Unión Europea, la desaceleración de China, el efecto de tasas negativas en el todavía frágil sector financiero europeo y una eventual subida de los tipos de interés en Estados Unidos es un cóctel volátil difícil de digerir por los inversores", resumió Hewson.