En medio de la crisis con EEUU, le dan superpoderes a Nicolás Maduro

Permitirá al presidente legislar para "la protección contra la injerencia de otros Estados en asuntos internos de la República, acciones belicistas o cualquier actividad externa o interna que pretenda violentar la paz".
Domingo 15 de marzo de 2015
El Legislativo venezolano se apresta a aprobar este domingo los superpoderes "antimperialistas" en materia de seguridad y defensa reclamados por el presidente izquierdista Nicolás Maduro para enfrentar a Estados Unidos en medio de una creciente tensión bilateral.

En un marco de crisis económica y derrumbe de su popularidad, Maduro pidió al Legislativo -bajo control oficialista- una "Ley Habilitante" para gobernar seis meses por decreto y enfrentar lo que en sus cotidianas y extensas apariciones en cadena obligatoria televisiva califica de "amenaza imperialista".

La sesión legislativa coincide con dos semanas de gigantescas maniobras militares iniciadas ayer, mientras este domingo se organiza una "manifestación antimperialista" hacia el Palacio de Miraflores (sede de la presidencia) anunciada todo el fin de semana por la televisión del gobierno.

En una nueva escalada de la tensión con Estados Unidos -que hasta ahora no afectó las ventas venezolanas de casi un millón de barriles diarios de petróleo- el presidente Barack Obama había calificado el lunes la situación en el país sudamericano de "amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos".

"Voy a solicitar una ley habilitante antimperialista para prepararnos para todos los escenarios y en todos ganar y en todos triunfar con la paz", replicó Maduro pocas horas después.

La ley habilitante, según el proyecto, permitirá a Maduro legislar para "la protección contra la injerencia de otros Estados en asuntos internos de la República, acciones belicistas o cualquier actividad externa o interna que pretenda violentar la paz".

-Temen por libertades individuales-

Líderes de ONG venezolanas especializadas en temas de seguridad y analistas políticos opinaron que esta ley habilitante podría ser utilizada para recortar las garantías individuales con el argumento del riesgo del enemigo externo y la intervención militar.

El experto en temas internacionales y catedrático Carlos Luna, interrogado por la AFP, calificó esta habilitante de "sumamente peligrosa", porque el presidente podría legislar sobre libertades individuales, que son "garantías individuales constitucionales para ser un muro de contención ante los abusos del poder".

"La Ley Habilitante Antimperialista será un instrumento contra el enemigo interno (...) orientada a socavar los derechos humanos", señaló por su lado Rocío San Miguel, titular de la organización no gubernamental Control Ciudadano, especializada en temas militares y de seguridad.

La oposición, cuya bancada parlamentaria no alcanza el número necesario para bloquear la aprobación de la habilitante, se opuso en primera votación y se anticipa que hará lo mismo este domingo.

"No hace falta una Ley Habilitante para defender la soberanía nacional, ni para luchar contra los flagelos que azotan a los venezolanos, que no son otros que la escasez, el alto costo de la vida, la inseguridad personal, el deterioro de la salud", dijo este fin de semana en una televisora privada el diputado Hiram Gaviria.
.
-Recurso constitucional-
.
La ley habilitante es un dispositivo de la Constitución venezolana que permite al jefe de Estado gobernar por decreto en temas específicos durante un período.

Una habilitante debe ser aprobada por la mayoría especial del 60% de los diputados. Ese es el porcentaje que dispone, precisamente, el gobierno chavista, cuya bancada parlamentaria suma 99 legisladores sobre 165.

Esa mayoría permite al oficialismo, además de sancionar habilitantes, dar quórum para las sesiones, controlar la agenda parlamentaria y aprobar o rechazar todos los proyectos de ley sin necesidad de ninguna alianza con la oposición.

La última vez que el presidente solicitó superpoderes -para legislar por un año en temas económicos- fue a fines de 2013.

Bajo esa ley habilitante, Maduro sancionó unas cuatro decenas de decretos con fuerza de ley, entre ellos límites a ganancias empresariales, centralización de la distribución de alimentos e impuestos específicos a la renta y al consumo.

En ese mismo año Venezuela enfrentó una degradación económica caracterizada por un déficit fiscal de 20% del PIB, una caída de la actividad económica de 4 puntos, inflación cercana al 70% y una pertinaz penuria de alimentos y medicinas.

El difunto presidente Hugo Chávez utilizó superpoderes en cuatro ocasiones (2000, 2001, 2008 y 2010), en las que sancionó dos centenares de decretos.