Empate vibrante

Estudiantes ganaba pero Argentinos lo igualó al final.
Domingo 15 de marzo de 2015

Argentinos Juniors y Estudiantes de La Plata igualaron 2 a 2 en el partido disputado en el estadio "Diego Armando Maradona", por la quinta fecha del Torneo de Primera División "Julio Humberto Grondona".

Estudiantes se puso en ventaja rápidamente, con un penal de Diego Mendoza, a los 7 minutos del primer tiempo y aumentó a los 2 del complemento, con un cabezazo de Carlos Auzqui.

El "Bicho" de La Paternal descontó a través de un tanto de Andrés Franzoia, a los 7 de la segunda mitad, e igualó mediante Ezequiel Garré, a los 33.

Los dos equipos terminaron con diez hombres por las expulsiones de Israel Damonte en Estudiantes, a los 12, y Ezequiel Garré, a los 45, ambos en la etapa final.

El "pincha" pegó primero y de entrada, porque ingenuamente Garré derribó a Auzqui en el área y Mendoza, de penal, abrió el marcador.

Desde temprano el "bicho" debió plantear el partido de otra manera, yendo al ataque con más gente y tratando de dominar el mediocampo, en donde Damonte y Gil Romero, en la visita, y Ledesma e Iñiguez, en el local, se sacaron chispas.

El equipo de Gorosito tuvo una clara ocasión en el final de la etapa inicial, pero el cabezazo del colombiano Lenis se fue apenas desviado.

Para el segundo tiempo Estudiantes volvió a asestarle un golpe sorpresivo al local, cuando Auzqui cabeceó a la red un centro desde la izquierda y el 2-0 se hizo realidad.

Lejos de desesperarse, Argentinos puso el balón debajo de la suela, hizo circular y rotar el juego, para poder tratar de rápidamente llegar a la igualdad.

Un pelotazo cruzado de Álvarez dejó perplejo a la defensa de Estudiantes y apareció Franzoia por detrás de Rosales y con un toque suave dejó sin chances a Silva.

El partido tuvo otro vuelta de tuerca, porque la expulsión de Damonte, a los 12 minutos, dejó al "pincha" no solo con un hombre menos, sino que le hizo cambiar la actitud, y se replegó peligrosamente.

El balón empezó a surcar el aire del área estudiantil de una manera mucho más asidua, y Lenis fue crucial en ese momento del encuentro, que abrió el ataque, mientras que Iñiguez se multiplicó para capturar cada rebote.

Silva tuvo mucho trabajo para evitar la caída de su valla, dado que no solo tenía que preocuparse por los rivales, sino por sus propios compañeros que estuvieron todos metidos en su área.

Cuando todo parecía que la jugada iba a terminar en un rebote más, el balón le quedó para Garré, quien con un tremendo zurdazo fusiló a Silva y determinó el empate definitivo, pese a que en los minutos que restaron el partido fue vibrante y hasta pudo inclinarse para uno u otro lado.