Otros casos de jóvenes asesinadas tras ir a supuestas entrevistas laborales

La aparición del cadáver de Daiana García, de 19 años, puso en el foco de atención la peligrosidad de las falsas entrevistas laborales que terminan con chicas violadas, asesinadas o reclutadas para trata de personas. Los casos de Araceli Ramos, Soledad Carlino y Sandra Ayala Gamboa.
Lunes 16 de marzo de 2015
La aparición del cadáver de Daiana García, de 19 años, puso en el foco de atención la peligrosidad de las falsas entrevistas laborales que terminan con chicas violadas, asesinadas o reclutadas para trata de personas.

Al igual que Daiana, chicas de entre 19 y 23 años que buscaban conseguir trabajo terminaron con un trágico final. El último caso resonante había sido el de Araceli Ramos, de 19 años, que salió de su casa de Casero para una entrevista y nunca volvió. Su cuerpo apareció en un descampado de Crovara y General Paz, en Villa Madero, y por el hecho fue detenido un ex oficial de Prefectura llamado Walter Vinader. La chica había sido citada en la casa de Aída Amoroso, mujer que aún está desaparecida y por el hecho también acusan a Vinader.

Soledad Carlino es otra de las víctimas. Tenía 23 años y trabajaba como recepcionista en el Norcenter. Fue asesinada por Javier Horacio Otero, quien la invitó a su casa para decirle que le había conseguido una entrevista laboral en el área de Recursos Humanos de la empresa donde él trabajaba. Pero la mató empleando un mecanismo de asfixia en su propia cama luego de violarla.

La peruana Sandra Ayala Gamboa, de 21 años, estaba buscando trabajo en La Plata cuando el viernes 16 de febrero de 2007 un amigo le comentó que un hombre llamado Diego Cadícamo quería contratar a una niñera para su hijos. Tras acordar encontrarse con el hombre en una dependencia del Ministerio de Economía en la avenida 7, entre 45 y 46, nunca regresó a su hogar. Su cadáver fue hallado en ese lugar tras permanecer encerrado durante una semana. Había sido violada.