Daiana: realizan peritajes sobre ropa y rastros genéticos

Los investigadores del crimen de Daiana García realizan peritajes sobre la ropa y los rastros genéticos hallados en el auto y en la casa de Juan Manuel Fígola, el hombre que se suicidó y que está sospechado de ser el asesino.
Martes 17 de marzo de 2015
Se trata de prendas femeninas, huellas, vello púbico y cabellos que fueron levantados durante los allanamientos.

Además, también analizan la bolsa de arpillera en la que fue hallado el cuerpo de la víctima. Siguiendo el rastro de esa bolsa -que al parecer tiene algún tipo de identificación o letras- los pesquisas llegaron hasta la empresa situada en Soler al 5900, entre Arevalo y Ravignani, de Palermo.

Al consultar a personas de la firma, los detectives se enteraron que un empleado de allí precisamente se había suicidado el sábado 14 alrededor de las 18, al tirarse a las vías del tren en la estación de Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza.

Por tal motivo, los investigadores tomaron contacto con los efectivos que intervinieron en el suicidio y establecieron que el fallecido era Fígola.

Según trascendió, Daiana y Fígola se conocían desde hacía aproximadamente un año. Si bien en un principio se pensaba que podrían haberse conocido en el gimnasio "Staff", situado en avenida San Martín y Alvarez Jonte, personal del lugar dijo a TN que Fígola no era cliente del gimnasio.

Amigos de la víctima habrían contado a los medios que la joven conoció a Fígola en un boliche de San Telmo.

"Cuando la tuve que reconocer no era mi hija, me desgarré, me quería sacar esa visión de la cabeza", confesó hoy Karina, la mamá de Daiana.

"Al saber qué y cómo pasó la podés llorar...estamos casi pudiendo cerrar" el caso "para llorarla tranquila", afirmó.

"Las cosas se están aclarando bastante, hay cosas que no puedo decir porque el fiscal me lo pidió", reveló la mujer.

"Me cuesta mucho ver fotos, pero la última imagen en la retina no es buena", sostuvo la mujer.

Karina dijo que no está mirando noticias y por eso aseguró que no sabe de las teorías que se manejan sobre el crimen: "No escuche la teoría (del hombre que la habría matado y se suicidó), me dijeron que fue una persona grande que se suicidó", sostuvo.

"Eramos muy parecidas [con Daiana] en el carácter, tenía los pies sobre la tierra, y yo soy de tener mucho los pies sobre la tierra", dijo Karina.

Daiana desapareció la tarde del viernes 13 pasado, cuando salió de su casa situada en Juan Agustín Gracía 1839, del barrio de Villa General Mitre, luego de decirle a su madre que tenía una entrevista laboral en Palermo con el tío de un amigo, que iba a ofrecerle trabajar en un local de venta de ropa.

Desde entonces su madre nunca más supo nada, mientras que una amiga, llamada Paula, fue la última que habló con Daiana, ya que habían arreglado para comer juntas en un local de comidas rápidas.

Según la amiga, a las 21.15 de ese viernes Daiana la llamó desde un número telefónico privado y le dijo que estaba yendo a su encuentro a bordo de un auto, aunque no le detalló de quien.

Debido a que la joven nunca apareció ni volvió a atender el teléfono, su madre radicó una denuncia en la seccional 41 y se inició la pesquisa.

El cadáver de Daiana fue encontrado al día siguiente, el sábado 14, asfixiado adentro de una bolsa a la vera de una ruta en Llavallol.

Según la autopsia, la muerte se produjo por asfixia y aún resta realizar diversos estudios para establecer si fue víctima de un abuso sexual.