Un llamado del Papa

Francisco llamó a la madre de Mariano Benedit para bendecirla.
Viernes 20 de marzo de 2015
En medio del indescriptible dolor de haber perdido a su hijo, Cristina se refugió durante casi tres meses en el campo, alejada de la ciudad en la que, luego de 24 horas de búsqueda desesperada, Mariano Benedit apareciera muerto en la Costanera Sur.

En las últimas horas, la mujer decidió retornar a Buenos Aires para intentar continuar con su vida. Fue entonces cuando recibió una inyección de ánimo por parte de del papa Francisco, quien la llamó a su casa para bendecirla y llevarle algo de paz, entre tanto sufrimiento.

Había pasado apenas un puñado de minutos en su departamento cuando sonó el teléfono de Cristina Wehmeyer, la madre del financista y jugador de polo que apareció muerto con un balazo en la cabeza el pasado 17 de diciembre. La persona que limpia en su casa atendió y, rápidamente, le acercó el teléfono.

-Señora, dice que es el papa Francisco.

-Cortale, es algún pelotudo que esta jodiendo.

La mujer cortó.

Luego de cinco minutos, el que sonó fue el celular de Cristina.

-Hola, ¿Quién es?

- El papa Francisco de nuevo, señora, por favor no me corten...


En ese momento, la mujer reconoció la voz del sumo pontífice. Comprendió lo que sucedía y no pudo evitar el llanto. Entre otras cosas Francisco le dijo que Mariano había muerto el día de su cumpleaños -17 de diciembre-, que rezaba mucho por él y que su intención era transmitirle paz y esperanza.

"Para mi vieja fue una enorme inyección de ánimo. Más allá de la llamada, que fue impresionante, pienso que lo increíble fue lo oportuno del llamado. El instante del llamado. Justo cuando mi mamá entraba a su casa con todo el dolor de lo que tiene que enfrentar, esa llamada diciéndole 'no estas sola...' Realmente me conmueve cómo el Señor maneja los hilos", contó Miguel Benedit, hermano de Mariano.

La muerte de Mariano Benedit. El asesor financiero, de 31 años, desapareció el 16 de diciembre. Salió de su casa para reunirse con un cliente y nunca regresó. Su familia denunció su desaparición ese mismo día. El cuerpo del financista fue hallado al día siguiente en Costanera Sur, con un disparo en la cabeza. Había sido padre pocas semanas antes.