Newells empató con Quilmes y cortó la racha ganadora

Newell´s Old Boys y Quilmes empataron 1 a 1 al término de un aceptable encuentro disputado en el estadio Marcelo Bielsa por la sexta fecha del Torneo Julio Humberto Grondona.
Viernes 20 de marzo de 2015
Ignacio Scocco abrió el marcador para el local a los 43 minutos del segundo tiempo, pero a los 47 restableció la paridad Rodrigo Gómez.

El equipo de Américo Gallego venía de imponerse a Crucero del Norte 2-0 en Rosario y a Sarmiento 2-1 en Junín, por lo que estuvo a punto de hilvanar su tercera victoria consecutiva, la que lo hubiera dejado a dos puntos del líder del torneo, su clásico rival, Rosario Central.

En tanto, Quilmes, que en la fecha última le había ganado como local a Vélez Sarsfield 2-1, intentó dar un otro buen golpe fuera de casa con un planteo defensivo y en una de las últimas jugadas rescató una unidad valiosa.

Newell's asumió el protagonismo con dificultades para progresar en el terreno de juego, al principio, aunque con el correr de los minutos fue encontrando profundidad.

Manejando la pelota con prolijidad en todo momento, fue tornándose más punzante por las bandas, y, a los 20 minutos, generó la primera llegada de peligro mediante Scocco, quien desde la izquierda enganchó hacia adentro y buscó sin la justeza necesaria el ángulo derecho con un tiro cruzado.

A los 30, un cambio de frente de izquierda a derecha de Milton Casco habilitó a Maximiliano Rodríguez, el atacante cuchareó la pelota por encima de Fabián Assman y en el último instante posible Joel Carli evitó con la cabeza lo que hubiera sido un golazo.

Quilmes tenía dificultades para recuperar el balón, por lo que casi no cruzaba al campo contrario.

No obstante, mantenía con firmeza y concentración su postura conservadora.

Newell's tendría otra ocasión antes del descanso, a los 37, otra vez por medio de Casco y un centro al corazón del área que dominó Rodríguez, quien de media vuelta sacó un zurdazo que pasó apenas arriba del travesaño.

En la segunda etapa, el anfitrión apostó por la misma fórmula, mientras que Quilmes seguía jugando a la defensiva, inmutable, como la expresión de su director técnico, Julio César Falcioni.

Tuvo una aproximación más a los 24, luego de una sucesión de pases largos de Casco y el paraguayo Marcos Cáceres que culminó con una volea de Maxi que pasó muy cerca del caño horizontal.

A los 31, Víctor López forzó la intervención de Assman con un remate de cabeza, pero la visita se contentaba con la igualdad y protegía la meta con todos sus recursos.

No obstante, a los 43, un pase filtrado por Víctor Figueroa para el ingresado Ezequiel Ponce fue la llave para abrir el candado, ya que el juvenil espero la salida del arquero para asistir a Scocco.

Todo el estadio festejaba el gol a viva voz y todavía no salía del asombro cuando Maxi le cometió una infracción a Gómez al borde del área.

El mismo volante ejecutó el tiro libre con gran efecto y la trayectoria del balón desconcertó al arquero, que se quedó inmóvil al ver que se metía en el ángulo derecho como por arte de magia..