El escenario electoral según la opinión pública

Sábado 21 de marzo de 2015

Los datos recogidos por este estudio indican que el universo kirchnerista no se ha modificado significativamente desde septiembre del año pasado, pese a los acontecimientos que son de público conocimiento, incluyendo la denuncia y posterior muerte del Fiscal Alberto Nisman en dudosas condiciones.

Sin embargo se pueden ver claramente los movimientos en la porción mayoritaria de la opinión pública que no acompaña el proceso político oficialista. Mauricio Macri continúa creciendo y se solidifica como rival del kirchnerismo. La polarización perjudica severamente la candidatura de Sergio Massa. La baja tasa de indecisos nacionales y el proceso contrario a niveles provinciales indican que los argentinos continúan con la atención puesta en la elección presidencial, en detrimento de los escenarios provinciales.

Amén de los nombres de quienes disputarán por la presidencia, la opinión pública continúa con una posición fuerte tomada respecto de la suerte del gobierno actual. El 20,3% quiere que el kirchnerismo gane, mientras que el 54% quiere que el kirchnerismo pierda. Dentro del 23,5% al cual le da lo mismo, no existen valoraciones altas para el oficialismo.

Esto indica claramente que el techo electoral del kirchnerismo, sea cual fuere su candidato, no está en condiciones de pasar el cuarto de la población total. Indica también que el kirchnerismo perdería en cualquier escenario de segunda vuelta electoral. El 42% de la población opina que el país estará mejor o mucho mejor después de las elecciones del 2015, y el 61,3% opina que el ciclo kichnerista está agotado. Casi el 60% está en desacuerdo con la idea del adelantamiento de las elecciones.

Tal como mencionara el periodista extranjero que la presidenta citó en su discurso, la esperanza está sustentada en la firme creencia de que otro espacio político gobernará la argentina en el próximo período.

El gobierno nacional mantiene por debajo de los 5 puntos la calificación de su gestión. Puede leerse una gran dispersión en ellas: el 31,3% lo califica con aplazo (notas 1, 2 y 3), mientras que la mitad (15,4%) lo califica con las mejores notas(8, 9 y 10).

La presidenta Cristina Fernández mantiene también su imagen positiva (24,2%), pero pesa sobre sus espaldas un 44,1% de imagen negativa. Su candidato predilecto, Florencio Randazzo, ha crecido en conocimiento y conseguido por tercios dividirla entre positiva, regular y negativa. En cambio Daniel Scioli sigue siendo el mejor posicionado dentro del todavía espectro oficialista, alcanzando 33,9% de imagen positiva. Pese a las preferencias de la presidenta, en una hipotética
interna del FPV Daniel Scioli aventajaría a Florencio Randazzo obteniendo casi la mitad de los votos. El resto de los candidatos, Aníbal Fernández, Sergio Urribarri y Julián Domínguez, no están en capacidad de alcanzar siquiera el 10% de los votos del espacio.

Mauricio Macri continúa siendo el opositor con mejor imagen positiva (44,5%) contra el 36,2% que registra Sergio Massa. La imagen de Cobos se divide por cuartos incluyendo el desconocimiento. Tanto Sanz como Binner poseen aún altas tasas de desconocimiento. Dentro de la interna del PRO, Mauricio Macri alcanza casi el 85% de los votos contra el 10% de Elisa Carrió.

Desde septiembre de 2014 hasta hoy Mauricio Macri ha crecido de 28% a 31,2%, Daniel Scioli se ha mantenido en 19% y Sergio Massa ha caído cuatro puntos a 15,4%. Durante el trabajo de campo de esta medición Hermes Binner depuso su candidatura, registrando 4,5% de las voluntades que, a nuestro entender, están en capacidad de ser representados por algún otro actor político del espacio.

Dentro de la categoría "otros" se registran diferentes situaciones: votantes peronistas de Juan Manuel De La Sota, votantes kirchneristas "duros" que señalan a Florencio Randazzo y no quieren votar a Daniel Scioli, y un pequeño porcentaje de votantes de Elisa Carrió que no quiere votar a Mauricio Macri.

Jorge Altamira mantiene su porcentaje de 3%. El 14,5% que aún se declara indeciso, si bien aún no tiene preferencias por un candidato, tiene características claramente opositoras en todas las otras preguntas del estudio. Aún así, en el caso de que se quisiera adjudicar estos indecisos de forma proporcional con los decisos, Mauricio Macri rondaría los 35 puntos electorales.

En caso de que hubiera segunda vuelta, Mauricio Macri reúne las voluntades necesarias para ganar frente a cualquier candidato. Respecto de la encuesta de septiembre, se amplió la distancia tanto contra Daniel Scioli como contra Sergio Massa.

El escenario de disputa entre Sergio Massa y Daniel Scioli, que en septiembre favorecía al primero, ahora es parejo entre quienes deciden marcar una opción. Sin embargo, entre quienes no contestan la pregunta, no existen valoraciones altas hacia el kirchnerismo en ninguna otra pregunta.


Lic. Jorge Daniel Giacobbe, Director Giacobbe & Asociados, Opinión Pública