Brasil: aprobación del gobierno de Dilma cayó a 10,8%

"El agravamiento de la situación económica, la inflación y la corrupción", son los temas que más preocupan a los ciudadanos.
Lunes 23 de marzo de 2015
La tasa de aprobación del gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, cayó al 10,8%, en tanto que el apoyo a la mandataria se sitúa en un 18,9%, cuando falta una semana para que cumpla los tres primeros meses de su nuevo mandato, según un sondeo difundido hoy.

La encuesta fue realizada por la firma MDA para la Confederación Nacional de Transporte (CNT, patronal) y atribuye la baja aceptación del gobierno y de la propia presidenta "al fuerte pesimismo generado por el agravamiento de la situación económica, la alta inflación, el riesgo de desempleo y la corrupción".

Esos factores "fueron relacionados" por las personas consultadas "directamente con la Presidencia de la República", por lo que han tenido impacto en las tasas de aprobación del gobierno y de Rousseff, quien fue reelegida el pasado octubre con un 51,6% de los votos, frente al 48,3% del senador opositor Aécio Neves.

Según MDA, el 41,6% de los encuestados declaró que en las pasadas elecciones votó en Rousseff, mientras que un 37,8% dijo haberse inclinado por Neves.

Sin embargo, si las elecciones fueran hoy, el sondeo de MDA dice que muchos de las personas consultadas alterarían su voto y que el senador socialdemócrata ganaría con un 55,7% frente al 16,6% que obtendría la mandataria.

La encuesta también indicó que el 59,7% de los encuestados es favorable a la apertura de un juicio político contra Rousseff por su supuesta responsabilidad en las corruptelas detectadas en la estatal Petrobras, cuyo consejo directivo encabezó antes de asumir la presidencia.

El resultado del sondeo de MDA confirma la tendencia registrada por la empresa Datafoha en una encuesta divulgada la semana pasada, que solamente preguntó por la aprobación del Gobierno, que situó en un 13%.

Según MDA, la encuesta fue realizada entre los pasados 16 y 19 de marzo, período en que fueron entrevistados 2.002 electores y tiene un margen de error de 2,2 puntos porcentuales.

En las últimas semanas, Rousseff ha sido objeto de cacerolazos y abucheos en actos públicos y el pasado 15 de marzo unas dos millones de personas tomaron las calles de todo el país para protestar contra su gestión, la corrupción y un duro ajuste fiscal que ha anunciado para equilibrar las cuentas públicas, que cerraron 2014 en rojo.

El apoyo a la mandataria también ha mermado debido a un gran escándalo de corrupción detectado en Petrobras, por el que son investigados 50 políticos, en su mayoría de la base de apoyo a la presidenta.

Entre los políticos bajo sospecha está Joao Vaccari, tesorero del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff y que está en el poder desde 2003, cuando asumió la presidencia Luiz Inácio Lula da Silva, su mentor político y antecesor.

Hoy mismo la justicia aceptó una denuncia de la Fiscalía contra 27 personas, entre las cuales Vaccari y empresarios y exdirectivos de Petrobras, que han sido imputados formalmente por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita.