Tragedia en Alpes franceses: buscan restos del avión

Los investigadores también continuarán hoy con las pericias sobre las cajas negras de la nave.
Miércoles 25 de marzo de 2015

La peligrosa operación para recuperar los restos del avión de la compañía alemana Germanwings que se estrelló el martes en el sur de los Alpes franceses con 150 personas a bordo, la mayoría alemanes y españoles, se reanudó este miércoles por la mañana.

La caja negra hallada el martes, la que registra las conversaciones entre los pilotos, está dañada, pero puede ser explotada, indicó una fuente de la investigación.

"La caja negra hallada es la CVR (cockpit voice recorder)" y ya está en París, dijo la fuente.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, confirmó que la caja negra iba a poder se explotada.

Por otra parte aclaró que el gobierno "no privilegia" la hipótesis terrorista en la investigación de las causas del accidente.

Los investigadores siguen buscando la segunda caja negra, la que graba los datos del vuelo segundo por segundo, búsqueda que se anuncia compleja debido a la dispersión de los restos del avión en un amplia zona montañosa de difícil acceso entre Digne-les-Bains y Barcelonette (Alpes de Alta Provenza).

Según el general de la gendarmería francesa David Galtier, "los restos de cuerpos humanos que hemos visto no son más grandes que una pequeña maleta".

Entre los miles de pedazos en que quedó reducido el aparato, "sólo se ha podido identificar el tren de aterrizaje", confirmó otro investigador, lo que hace pensar que el avión se desintegró al chocar contra las paredes rocosas.

La canciller alemana, Angela Merkel, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente francés, François Hollande, visitarán a las 13H00 GMT el lugar de la tragedia, donde se han movilizado más de 300 gendarmes y un centenar de bomberos.

Alemania y España son los países más afectados por el número de víctimas después de que un Airbus A320 de Germanwings, una compañía de bajo costo, filial de Lufthansa, se estrellara el martes por la mañana en un macizo, con cumbres que culmina hasta los 3.000 metros, cuando cubría la ruta Barcelona (España) y Düsseldorf (Alemania) con 144 pasajeros y seis miembros de la tripulación a bordo.