Argentina paga vencimiento y Apelaciones de N.Y. define el "desacato"

Domingo 29 de marzo de 2015
La Argentina enfrentará el martes el pago de un vencimiento de deuda reestructurada por 37 millones de dólares, operación que se encuentra parcialmente bloqueada por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa.

El mismo día la Cámara de Apelaciones de Nueva York decidirá sobre el requerimiento del país para que revise la sentencia de desacato que dictó ese magistrado a fines de septiembre de 2014.

El 31 de marzo Argentina tiene que cumplir con servicios de deuda por 37 millones de dólares correspondientes a intereses de un bono par, que el magistrado impide pagar hasta tanto no se cumpla con su fallo a favor de holdouts.

En las últimas semanas esta operación quedó envuelta en una disputa judicial, que derivó en la suspensión de la filial local de Citibank para operar en el mercado de capitales argentino.

Griesa mantiene bloqueados todos los pagos de títulos regidos con legislación extranjera y le negó a Citibank un amparo para que pueda procesar, como lo hizo en otras tres oportunidades previas, los bonos con jurisdicción local.

Esta medida judicial expuso al banco a incumplir las leyes argentinas y tras anunciar que dejaría el negocio de la custodia de valores nacionales pactó con los holdouts y logró que el magistrado "no impida" que realice la operación de los títulos con legislación local el martes.

Pero a partir de ese acuerdo, el Gobierno argentino suspendió a la sucursal de Citibank para operar en el mercado de capitales por considerar que es violatorio de las leyes argentinas.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente de la Comisión Nacional de Valores, Cristian Girard, ratificaron hoy que no se depondrá la suspensión preventiva al banco hasta que la entidad "no revea" el acuerdo que firmado con los fondos buitres porque, dicen, es "violatorio de las leyes argentinas".

"El Citibank está incumpliendo la ley. Firmó un acuerdo con los fondos buitre que trata de transcurrir en esa frontera difusa de quedar bien con los buitre, no incumplir la ley argentina, quedar bien con Griesa pero deja desamparados a sus clientes (los bonistas) porque arregla irse del negocio", criticó Kicillof y advirtió que van "a mantener la suspensión hasta que reviertan su medida".
En igual línea, Girard planteó: "Es una decisión de Citibank sucursal argentina de preservar sus propios intereses en detrimento de los derechos de los bonistas. Es una decisión insólita que deja en situación de vulnerabilidad a todos los inversores que intervienen en la tenencia, en la compra-venta de títulos públicos en Argentina".

"Nosotros no podemos deponer nuestra actitud, nuestra medida de suspensión preventiva, hasta tanto ellos no revean este acuerdo violatorio de las leyes argentinas", reafirmó. En reemplazo de Citibank, la CNV designó a la Caja de Valores para que se haga cargo de la distribución del vencimiento del 31 de marzo que abarca títulos por 3,7 millones de dólares.

El segundo problema es que Griesa también le impidió a la empresa fiduciaria Euroclear, que realiza parte de la acreditación del dinero en las cuentas de los bonistas en el exterior, que ejecute el pago de la Argentina. La compañía aceptó la decisión lo que impedirá que aquellos acreedores (con bonos de legislación local) con cuentas en el exterior no puedan recibir los dólares correspondientes.

En otro orden, la Cámara de Apelaciones deberá decidir sobre la solicitud de la Argentina de revisar la orden de "desacato" que Griesa dictó el 29 de septiembre, un día antes de hacer uso de la Ley de Pago Soberano.

La Cámara debía expedirse la semana pasada pero postergó su decisión que ahora coincide con el vencimiento de títulos.

Ambas situaciones no modifican el escenario del litigio ni la situación financiera del país pero cobran un especial interés de carácter político en la puja que el Gobierno mantiene con la justicia estadounidense.