Pese al fallo de Griesa, bonistas del Citi cobrarán deuda

El agente de pagos Clearstream ejecutará el miércoles el pago de los títulos que estaban en custodia de Citibank, tras contar con las herramientas legales correspondientes.
Martes 31 de marzo de 2015
Los títulos que se pagarán serán aquellos con legislación argentina que debía procesar Citibank luego de que la Caja de Valores ofreciera las garantías legales correspondientes.

En tanto, siguen bloqueados al pago, todos los valores con legislación extranjera atentos a la orden vigente del juez Thomas Griesa, que exige para su liberación, el pago de una sentencia a favor de holdouts.

Durante el día, Clearstream había anunciado la suspensión del proceso de todos los bonos argentinos hasta tanto tuviera la información necesaria para garantizar su operación en el sistema financiero local.

Esta situación impactó en el precio de los títulos nacionales que sufrieron una perdida del orden del 1 por ciento ante el temor de los inversores de que se extienda esta decisión.

Sin embargo, en horas de la noche Clearstream emitió un comunicado en el que expresó su conformidad para realizar los pagos.

"Clearstream Banking es ahora capaz de confirmar que las instrucciones de liquidación internas y externas sean inmediatamente efectivas y reintegradas para todos los títulos argentinos, excepto los Valores Afectados", dijo en un comunicado.

La entidad aclaró que los "valores afectados" son los papeles que se encuentran interdictos por la resolución del juez Griesa.

En tanto, se mantenía pendiente la decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York sobre la petición de revisar la orden de desacato dictada por Griesa el 29 de septiembre de 2014.

Griesa había colocado en "desacato" al país un día antes de que el Gobierno realice su primera cancelación de deuda través de la Ley de Pago Soberano, que contempla el depósito del dinero en Buenos Aires.

El juez entendió que esa acción tenía como objetivo eludir su fallo que benefició a holdouts con el pago de 1.330 millones de dólares a partir de una demanda derivada de la cláusula "pari passu" incluida en bonos argentinos antes del default.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) dispuso el viernes pasado la suspensión de la sucursal local del estadounidense Citibank para operar en el mercado de capitales por no haber actuado "de acuerdo con la legislación vigente" en el país, al firmar un acuerdo con el fondo especulativo NML en el marco del juicio por deuda en default que tramita el juez federal de Nueva York, Thomas Griesa.

El acuerdo en cuestión permite a Citibank efectuar dos pagos hasta septiembre próximo de bonos reestructurados en dólares bajo ley argentina, uno de ellos con vencimiento este martes, bajo la promesa de que se retirara del manejo del negocio de los títulos públicos en el país.

Según el Gobierno, esta decisión "deja sin protección al resto de las instituciones que participan en el proceso del pago de los bonos", entre ellas Clearstream y otro agente de pago, Euroclear, por lo que parte de las transferencias se verían bloqueadas.

Los fondos especulativos NML Capital y Aurelius le ganaron un juicio ala Argentina ante Griesa por 1.330 millones de dólares de deuda en default desde 2001, aunque aún no han logrado que se ejecute la sentencia.

Para buscar que se cumpla su fallo, Griesa mantiene bloqueado desde julio pasado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados en dólares bajo legislación estadounidense y en euros bajo legislación británica, una medida que llevó al país a un default parcial sobre su deuda canjeada.