Pompoir: milenaria técnica sexual para conseguir un orgasmo épico

Miércoles 1 de abril de 2015

El beso de Singapur, también llamado pompoir o kabazza (en su versión árabe) es una antiquísima técnica sexual, de la que ya hablaban algunos libros de historia, basada en que la mujer estimula el pene con la vagina una vez que este está dentro, realizando unos movimientos similares al de la succión. De hecho, pompoir, se traduce del francés como "chupadora" y el efecto que se produce sobre el pene es similar al del sexo oral.

Se trata de una técnica algo complicada de hacer para algunas mujeres, que requiere cierto entrenamiento del músculo pubocoxígeo, que es el encargado de estimular el pene en este caso. Otras mujeres, en cambio, son capaces de hacer este movimiento de forma natural, por ello, la mejor forma de saber si eres capaz, es practicándolo. Pero, ¿cómo se hace exactamente el beso de Singapur?

¿Cómo se realiza el beso de Singapur o pompoir?
Aunque puedes hacerlo de diferentes formas, aquí te dejamos un paso a paso de una postura en la que realizar esta técnica puede dar lugar a un gran orgasmo.

El chico permanece tumbado boca arriba y tu sentada sobre el a horcajadas, así la mujer puede controlar el ritmo. Él debe ser totalmente pasivo durante el sexo, dejando que ella sea la gran protagonista de la acción.


Introduce el pene en la vagina: a mayor grosor, más fácil será alcanzar placer con esta práctica.

Las caderas deben permanecer quietas, pero podéis estimularos con las manos o mediante el contacto visual.

Ahora es donde entra en acción el músculo pubocoxígeo cuyas contracciones son las que propiciarán el orgasmo. Las contracciones deben ser continuadas e intensas.

Para que te hagas una idea de lo que se puede conseguir, el nombre de beso de Singapur proviene de la leyenda de una prostituta capaz de introducir y sacar el pene de sus amantes con un solo movimiento de vagina.