Murió Sergio Camaratta, uno de los condenados en el caso Cabezas

El ex oficial de la Policía Bonaerense, condenado a prisión por el asesinato del fotógrafo, falleció por una enfermedad que lo aquejaba desde hace tiempo.
Viernes 3 de abril de 2015
El ex oficial de la Policía Bonaerense Sergio Rubén Camaratta, condenado a prisión por el asesinato del fotógrafo de la revista Noticias José Luis Cabezas en enero de 1997, murió por una enfermedad que lo aquejaba desde hace tiempo. Los restos de Camaratta eran velados esta mañana en la funeraria Vel-Sam de la calle De la Corvina 1605, en Pinamar y serán inhumados este mediodía en el cementerio Parque Municipal, de dicha localidad balnearia.

Fuentes de la funeraria informaron que el ex oficial de policía murió en las primeras horas de ayer tras padecer una larga enfermedad terminal.

Camaratta purgaba condena en la Unidad Penal 6, de Dolores por el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas cometido el 25 de enero de 1997 en una cava de General Madariaga, luego de ser secuestrado en Pinamar, donde había sido enviado por la revista Noticias para cubrir la temporada de verano.

En el juicio oral realizado en 2000, fueron condenados a prisión perpetua los miembros de la banda de "Los Horneros" (porque vivían en la localidad de Los Hornos, en La Plata): Horacio Braga, José Luis Auge, Sergio González y Héctor Retana (que murió en la cárcel) y a reclusión perpetua el ex jefe de seguridad de Alfredo Yabrán, Gregorio Ríos, y los ex policías Gustavo Prellezo, Aníbal Luna y Sergio Camaratta. Un fallo dictado en 2003 por el Tribunal de Casación bonaerense redujo las penas y a partir de 2004 todos los imputados, que habían sido detenidos entre abril y mayo de 1997, comenzaron a ser excarcelados bajo fianza debido a la aplicación de la ley del 2x1, que computaba doble el tiempo cumplido con prisión preventiva. Luna y Camaratta, salieron libres en octubre de 2006, por lo que estuvieron presos tres años sin sentencia firme (se computa doble) y otros seis más a partir de 2000, es decir, un total de 12 años aproximadamente.

El 19 de septiembre de 2007, la Suprema Corte bonaerense revocó el fallo del Tribunal de Casación y confirmó las condenas a perpetua dictadas por la Cámara de Dolores en 2000, y en junio de 2011 fueron nuevamente detenidos. Los policías fueron imputados en la causa como responsables de las tareas de inteligencia previas al secuestro del fotógrafo.