La chica “poseída” habría tenido un “brote psicótico”

La familia descartó que se haya tratado de un fenómeno sobrenatural.
Miércoles 8 de abril de 2015
La familia de la joven que causó zozobra en la localidad de sanjuanina de Santa Lucía, al realizar extraños movimientos y causar disturbios luego de practicar con unos amigos "Juego de la Copa", aseguró que se trató de un "brote psicótico" producto de una esquizofrenia que padece y descartó de plano toda connotación esotérica.

Una tía de la joven de 18 años que la tiene a su cuidado sostuvo que la joven padece de esquizofrenia y sostuvo que la relación que se hizo con un caso de "posesión" le hizo daño a su familia.

La mujer, que no reveló su nombre para preservar la identidad de la chica, dijo que a pesar de que todo se dio en el marco de un "brote psicótico" las creencias populares y la coincidencia con la Semana Santa terminaron de vincular el hecho con lo esotérico.

"Todo tiene que ver con un caso puntual de la esquizofrenia que padece. Fue un brote psicótico que sufrió. Pero como se dio en un momento de creencias populares, como Semana Santa, lo más fácil y simple fue llevarlo a lo esotérico", sostuvo la mujer en diálogo con Diario de Cuyo.

El episodio se produjo el domingo cuando la joven, tras practicar el "Juego de la Copa", un ejercicio vinculado a la brujería y que según la creencia popular sirve para comunicarse con entidades sobrenaturales, salió corriendo con el torso desnudo, mientras profería palabras incomprensibles.

La chica, siempre de acuerdo con testigos, amenazó a un grupo de jóvenes con "comérselos", y finalmente, luego de un intenso forcejeo, fue controlada por la Policía, que la llevó al Hospital Rawson de San Juan, donde le administraron sedantes y le colocaron un chaleco de fuerza.

"El cuadro del brote psicótico se exacerbó por gente que gritaba y corría alrededor. Lo más terrible era que la gente se reía y no la ayudaba", dijo la tía.

Al describir la forma en la que practicó el juego esotérico sus sobrina junto con sus amigos recordó que: "Iban a empezar a jugar, pero ni sabían hacerlo. Pusieron un vaso dado vuelta en una mesa vacía, todos riendo y divirtiéndose. Pero entonces ella sufrió el brote psicótico".

En tanto, el jefe de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, Alfredo Venturini, expresó dijo de lo que pudo escuchar y leer del caso no puede inferir otra cosa que un problema mental.

"No hay nada que me sorprenda y que no haya visto que sea propio de un brote psicótico", expresó en ese sentido.