Vivirá con Gonzalito

Agostini dijo que su hijo dejó la casa de Nazarena Vélez.
Miércoles 8 de abril de 2015
El cantante tropical Daniel Agostini confirmó que su hijo Gonzalo abandonó la casa de la madre, Nazarena Vélez, y se fue a vivir con él, pero evitó entrar en cualquier polémica sobre el motivo.

"Son momentos de calentura de ambos. Desconozco cómo fue la discusión entre ellos. Estas cosas tendrían que quedar en lo privado. La gente me conoce, no soy de hablar mucho de estas cosas. Son diferencias entre ellos. Gonzalo tiene 14 años, mide 1.72 y habla por sí solo. Como padre lo acompaño y dejo que él decida. Ya no es un nene, es un hombre", destacó el artista.

El cantante opino de la decisión que tomó su hijo: "No está mal si se quiere quedar en casa o si se quiere quedar con la madre, es así como todo hijo. Santino tira para la madre, mi mujer, y Gonza siempre tiró para mí, desde bebé fue muy papero. Será por lo que vive en el día a día, no lo sé, no puedo hablar por él. Me dedico a aconsejarlo y escucharlo. Esa es mi función como padre".

"Cuando no estoy en Buenos Aires por trabajo, como ahora que estoy en Jujuy, Gonzalo se queda con mi mujer y mis hijos (Santino, de 4 años, y Camila, de 2). Alguien tiene que salir a trabajar".

A su vez, aseguró que "no es necesario accionar en lo legal" porque Gonzalo "elige su estilo de vida", e insistió que son temas privados de familia.

"No entiendo por qué todo tiene que salir a la luz. Es algo que no tiene mucha importancia. Está la vida de los demás, de mi familia, mi tranquilidad, tenemos salud y trabajo, esto no está bueno", sostuvo.

Por otra parte, remarcó que "si Nazarena quiere reclamar, que reclame. Pero yo no me voy a exponer al conflicto mediático que no le hace bien a la familia. En tres o cuatro años más, Gonzalo va a tener 18 y capaz ya ni viva con nosotros. Ojalá le vaya bien en todo y yo estoy para acompañarlo, al igual que su mamá, que Barbarita, que también está a su lado. No le falta nada".

Por último, Agostini destacó la forma de ser de Gonzalo: "Él empieza a decidir solo. Yo digo la verdad, no quiero quilombos para mi vida. Me quiero divertir en los programas, hago música. Gonza siempre tiene las puertas abiertas de mi casa y las de la madre. Lo dejo decidir a él. Como padre, mi casa es su casa. No lo
veo como algo malo".