Barras "apretaron" a los jugadores de Independiente

Un grupo de 10 personas, liderados por Pablo "Bebote" Álvarez, ingresó a la práctica sin ningún impedimento.
Miércoles 8 de abril de 2015
Alrededor de diez barrabravas, entre los cuales se encontraba su líder Pablo "Bebote" Álvarez, fueron al entrenamiento de ayer para reclamarle mayor actitud al plantel que conduce Jorge Almirón.

El episodio, que recién trascendió esta mañana, se dio en la práctica del martes realizada en el predio de Villa Domínico y, de manera sorprendente, los hinchas ingresaron sin necesidad de enfrentarse con la seguridad presente en el lugar.

Lo llamativo es que los violentos fueron hasta con un perro Golden Retriever, que es propiedad del líder de la hinchada.

Según trascendió, los barrabravas entraron en dos vehículos al lugar donde entrena el equipo y estuvieron charlando con el plantel por espacio de al menos 20 minutos y le pidieron más actitud durante los partidos.

Antes del diálogo con los futbolistas, Pablo Álvarez se acercó a Federico Mancuello para explicarle que el malestar no era con él, sino con el resto de sus compañeros.

Sin que haya habido episodios de violencia, en la charla los barrabravas le pidieron a los futbolistas que "pongan más huevos" en los partidos y que ganen cuando no está el propio Mancuello dentro del campo de juego.

Por último, los miembros de la hinchada de Independiente le dejaron en claro al plantel que ellos apoyan al entrenador Jorge Almirón.

Si bien estaba previsto que el periodismo ingrese ayer minutos después de las 11 al predio de Domínico para poder visualizar el tramo final de la práctica, ésto terminó ocurriendo pasadas las 12.

De acuerdo a lo informado oficialmente por el club, el retraso se debió a una reunión que tuvo el cuerpo técnico con los jugadores, aunque el verdadero motivo fue evitar que trascienda a la prensa la presencia de los barrabravas.

Esta no es la primera ocasión que estos hinchas ingresan a un sitio vedado para la mayoría del público ya que a fines de año estuvieron dentro del estadio Libertadores de América en el marco de un asado que realizaron para despedir el 2014.