Arroyo Salgado pone la mira en la junta médica

La ex esposa de Nisman espera que la jueza acepte los puntos de pericia que pidió para el estudio criminológico.
Miércoles 8 de abril de 2015
La ex mujer del fallecido fiscal especial para el caso AMIA, Sandra Arroyo Salgado, comenzó a estudiar los fundamentos con que la jueza Fabiana Palmaghini rechazó su pedido para sacar a la fiscal Viviana Fein de la investigación por la muerte de Alberto Nisman, tras la extensa audiencia de ayer en la sede de la Cámara del Crimen porteña.

Apenas finalizó ese encuentro, Palmaghini comenzó a trabajar en el texto que confirmó a Fein en la causa y también ratificó su convocatoria a una junta médica que deberá arbitrar en las contradicciones existentes entre la interpretación de los resultados de la autopsia realizada por los peritos oficiales -que para la fiscalía abonarían la tesis del suicidio- y las conclusiones del informe pericial presentado por la querella, que asegura que a Nisman lo asesinaron.

Arroyo debe reponerse aún del golpe que anoche recibieron sus pretensiones por apartar del caso a Fein, quien según sus allegados está satisfecha por su ratificación y ahora buscaría recomponer en lo posible la relación con la ex esposa de Nisman. "Es que Palmaghini fue durísima con Arroyo Salgado en su resolución", confió a Clarín un colaborador cercano de la fiscal. "La jueza le recrimina que obstaculiza la investigación con sus presentaciones caprichosas, y que parece no tener en claro los roles del proceso", dijo esta fuente, para quien semejante reto le dio nuevos bríos a Fein pero también puso sobre ella la responsabilidad de dejar atrás las discusiones personales.

El interés de la querellante está puesto ahora en la fecha que Fein fije para realizar la inspección ocular en el baño en el que fue hallado muerto Nisman, pues el día que había elegido la fiscal -13 de abril- cae en medio de un viaje del criminalista que trabaja para Arroyo, el ex jefe de la policía Bonaerense Daniel Salcedo. Según fuentes cercanas a la querella, Fein habría sido informada de la situación hace casi un mes.