Estados Unidos eliminaría a Cuba de su lista terrorista

Cuba forma parte del listado de países promotores del terrorismo desde 1982. Tras el acercamiento entre La Habana y Washington, eso podría cambiar.
Jueves 9 de abril de 2015
La eliminación de Cuba de la lista de países promotores del terrorismo está en su etapa final y "próxima a concluir", dijo este miércoles Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad del presidente estadounidense Barack Obama, aunque otra fuente no identificada precisó que el pedido del Departamento de Estado en ese sentido "se hará a más tardar mañana" (por este jueves).

En una conferencia telefónica con periodistas sobre el viaje de Obama a Jamaica y a la Cumbre de las Américas en Panamá, Rhodes también explicó que no ve probable un anuncio sobre la reapertura de embajadas de Washington y La Habana antes de esa cita continental, que comienza el viernes.

Según Rhodes, en Panamá habrá algún tipo de interacción entre Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, en los márgenes de la Cumbre, pero por el momento no hay un encuentro bilateral formal programado entre ambos.

Cuba aparece cada año, desde 1982, entre los países a los que Estados Unidos considera patrocinadores del terrorismo y, como parte del histórico anuncio del 17 de diciembre pasado para la normalización de las relaciones bilaterales, Obama ordenó al Departamento de Estado una revisión de la presencia de la isla en esa lista.

Las razones para mantener hasta ahora a Cuba en la lista -en la que comparte espacio únicamente con Irán, Sudán y Siria- son su presunta acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.

Para sacar a Cuba de la lista, Estados Unidos debe llegar a la conclusión de que "durante los últimos seis meses" el país no se ha implicado "en el apoyo, asistencia o complicidad de actos terroristas internacionales", según explicó recientemente el secretario de Estado estadounidense, John Kerry.

Una vez que el Departamento de Estado culmine su revisión, debe enviar su recomendación a Obama, que tiene, por su parte, que notificarlo de manera formal al Congreso, que cuenta después con 45 días para estudiar la iniciativa.

Rhodes reseñó este miércoles que la Casa Blanca no tiene "control" sobre cuándo el Departamento de Estado hará la recomendación a Obama, que ordenó en su momento que la revisión de la presencia de Cuba en la lista se hiciera "lo más rápido posible".

Según dijo un funcionario no identificado, citado por la televisora CNN y la agencia ANSA, "dentro de uno o dos días" el Departamento de Estado debería presentar un pedido en ese sentido al Presidente.

"Nuestra expectativa es que Cuba sea removida de la lista, aún cuando el anuncio por parte del gobierno no fue hecho y previsiblemente el Departamento de Estado hará el pedido a más tardar mañana", precisó el funcionario.

Cuba reclama su salida de esa lista, pero no lo considera una "pre condición" para retomar las relaciones bilaterales con Estados Unidos y reabrir las embajadas en las respectivas capitales.

Sobre esa reapertura, Rhodes comentó que, aunque no lo descarta, no anticipa un anuncio al respecto antes de la cumbre, pero enfatizó que Estados Unidos está "satisfecho" con la marcha de las negociaciones y los "progresos alcanzados".

En la misma línea, el principal asesor de Obama para Latinoamérica, Ricardo Zúñiga, destacó que las conversaciones para la normalización de las relaciones bilaterales se están llevando a cabo "con seriedad y eficacia, como debe ser".