Hoy estarán resultados del cotejo de ADN al sospechoso

Se trata del "trapito" de 27 años que fue apresado este miércoles. Se comparará su sangre con la encontrada en la mochila de la joven asesinada en enero. Reconstruyeron el hecho en Barra de Valizas.
Viernes 10 de abril de 2015
El hombre detenido ayer en Uruguay por el crimen de la adolescente argentina Lola Chomnalez dijo hoy que estuvo con ella en la playa, pero se fue cuando vio que cayó desmayada, y aportó datos del expediente que no habían trascendido.

Fuentes de la investigación informaron que el hombre de 27 años, cuya detención se concretó ayer con otras cinco personas tras un llamado anónimo que lo acusó como autor del crimen, declaró su versión ante la policía y en la Justicia, pero luego negó sus dichos.

El hombre, quien trabajaba como cuidacoches en Barra de Valizas cuando fue perpetrado el crimen de la joven, afirmó haber conocido a la adolescente "el día anterior al asesinato en un toque de tambores en la Plaza de Barra de Valizas".

"Dijo que la última vez que la vio, el día del asesinato, caminaba por la playa en sentido contrario a Lola y se puso a hablar con ella. En un momento ella se desmayó, él se asustó y se fue", sostuvo el hombre, según las fuentes consultadas.

Asimismo, expresaron que "después de declarar eso, negó todo. Dijo que todo era mentira. Pero mencionó datos que están en el expediente que no habían trascendido".

Otras fuentes expresaron que se tomaron pruebas de ADN del detenido para compararlas con las manchas de sangre halladas en la mochila de la adolescente.

El hombre declaró esta mañana ante la jueza a cargo de la investigación, Silvia Urioste, donde esta tarde estaba previsto que continúe ese trámite.

El cuerpo de Chomnalez fue hallado el 30 de diciembre enterrado entre dunas del balneario Barra de Valizas, dos días después de haber sido vista por útima vez, cuando salió a caminar por la playa.

La joven había llegado el 27 de diciembre al balneario uruguayo para pasar unos días con su madrina, Claudia Fernández, el esposo de la mujer, Hernán Tuzinkevich, y su hijo adolescente.
La autopsia reveló que la menor de edad había sufrido varias heridas cortopunzantes en el cuello, los brazos y el tórax, y que la causa de la muerte había sido asfixia por la obstrucción de las vías respiratorias por la arena.

Días después del hallazgo del cuerpo la policía encontró en la misma zona su mochila, que tenía manchas de sangre, por lo que el ADN fue cotejado con el de los apresados, pero no se registraron coincidencias.

En el marco de la investigación declararon, entre otros, la madrina de Chomnalez y su esposo, y los padres de la adolescente.

El médico forense de ese país Guido Berro dijo en febrero que la joven murió tras ser sofocada contra la arena por una persona con poca fuerza, por lo que estimó que pudo haber sido una mujer o un adolescente.