"EE.UU. no es una amenaza para Venezuela ni ellos lo son para EE.UU."

El mandatario estadounidense, que participará a partir de este viernes de la Cumbre de las Américas en Panamá, destacó el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba y habló sobre la situación con el gobierno de Maduro.
Jueves 9 de abril de 2015
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, destacó este jueves el acercamiento entre su gobierno y el de Cuba encabezado por Raúl Castro y matizó el enfrentamiento verbal con el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

En una entrevista que brindó a la agencia de noticias EFE el mandatario estadounidense, que participará a partir de mañana de la VII Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Panamá, destacó "los cambios históricos de la política anunciada en diciembre pasado y que representaron un quiebre con una estrategia que, durante más de 50 años, no logró mejorar las condiciones políticas o económicas del pueblo cubano. Como parte de ese anuncio, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos se comprometieron a negociar el restablecimiento de relaciones diplomáticas, cuya ruptura se produjo en 1961, y Estados Unidos tiene la intención de cumplir con ese compromiso".

Para Obama "la relación entre Estados Unidos y el continente americano es como ninguna otra en todo el mundo. Estamos vinculados directamente por lazos familiares, comerciales, culturales, por valores compartidos y por nuestras aspiraciones sobre el futuro. Estamos vinculados por los miles de millones de hispanoamericanos, que es la población que más está aumentando en Estados Unidos y cuya influencia solo crecerá en las décadas que siguen. Y desde que asumí mi cargo, hemos reforzado nuestros lazos con Latinoamérica, que incluye lazos económicos, los cuales han impulsado las exportaciones estadounidenses a la región en casi un 70 por ciento".

Y aseguró: "no exagero al decir que nuestra relación con el continente americano es la mejor que hemos tenido en muchas décadas".

Obama también se refirió a los cruces con el gobierno de Maduro. "Quiero hablar claro; nuestro interés principal y duradero es en una Venezuela que sea próspera, estable, democrática y segura" dijo al ser consultado acerca de las sanciones impuestas por Washington a Venezuela y recordó que "Estados Unidos es el socio comercial más grande de Venezuela, con más de 40.000 millones de dólares en comercio bilateral al año".

"Creo firmemente en el compromiso diplomático, y Estados Unidos sigue abierto al diálogo directo con el gobierno venezolano para discutir cualquier tema de interés mutuo" dijo pero advirtió que "eso no significa que nosotros, ni cualquier otro miembro de la comunidad interamericana, deba mantener silencio sobre nuestras preocupaciones por la situación de Venezuela".

En ese sentido advirtió que "no creemos que Venezuela sea una amenaza a los Estados Unidos y Estados Unidos no es una amenaza al gobierno de Venezuela. Pero seguimos muy preocupados por cómo el gobierno venezolano sigue esforzándose por intimidar a sus adversarios políticos, incluido el arresto y acusación por cargos políticos de funcionarios electos y la erosión continua de derechos humanos, de igual manera que deberíamos preocuparnos por tales hechos en cualquier otro país del mundo".