¿Por qué es clave la inspección ocular en el Ceamse?

Se trata de la segunda pericia que el tribunal realiza al lugar donde apareció el cuerpo de la adolescente. Los jueces intentan dilucidar cómo fue decartado el cadáver en José León Suárez.
Viernes 10 de abril de 2015
A partir de las 10.30 de la mañana comenzó la segunda inspección ocular desde que comenzó el juicio por el crimen de Ángeles Rawson. El primero se realizó en el domicilio de la víctima y supuesto escenario del crimen, en Ravignani 2360 donde vivían tanto la víctima con su familia y el imputado, Jorge Mangeri.

En esta oportunidad, los magistrados y las partes recorrerán la planta de tratamiento de residuos de la Ceamse de José León Suárez donde fue encontrado el cuerpo el 11 de junio del 2013 por uno de los operarios.

El cadáver fue hallado en la cinta número 3 del sector donde se hace la separación manual de los residuos para reciclado, con una bolsa de supermercado verde en la cabeza, los auriculares de su MP3 enredados, sogas y ataduras en el cuello y los tobillos, con el uniforme de gimnasia verde del Instituto Virgen del Valle colocado y una sola zapatilla marca Topper de lona color negra en el pie derecho.

El cuerpo presentaba múltiples lesiones y traumatismos producto de la compactación que había sufrido en los camiones de basura que la trasladaron, lo que dificultó la tarea de los médicos forenses para saber qué lesiones fueron las producidas por el asesino y cuales post mortem en el proceso de la basura.

También observarán cómo es el proceso desde que llevan los camiones con la basura ya compactada desde la planta de Colegiales de Capital Federal, hasta su separación, compactación y depósito final.

De esta inspección participarán además de los jueces, todas las partes presentes en el debate: los fiscales Fernando Fiszer y Sandro Abraldes; el querellante y padre de la víctima, Franklin Rawson, y sus abogados Pablo Lanusse y Jimena Paola Pisoni; y los defensores de Mangeri, los abogados Adrián Tenca, Sergio Rossenblum y María Inés Bergamini Urquiza.

Pese a que se investigó cómo era el circuito de la basura, uno de los interrogantes que ni la fiscal Paula Asaro ni el juez de instrucción Javier Ríos lograron dilucidar durante la instrucción de la causa es dónde fue descartado el cadáver de Ángeles para que terminara esa mañana del martes 11 de junio de 2013 en una de las cintas transportadoras de residuos de la Ceamse de José León Suárez.

Ese interrogante volvió a surgir la semana pasada cuando el subcomisario Ricardo Juri, de la División de Homicidios de la Policía Federal, reveló una posible hipótesis de cómo había sido descartado el cuerpo de la adolescente.

Juri explicó que por lo que había averiguado con el personal de Ceamse, el camión en el que llegó el cadáver de Ángeles a José León Suárez "no era de la zona de Palermo" donde vivía la víctima, sino que tenía que ser uno de los últimos en llegar a la planta de Colegiales.

El detective señaló que esos son los camiones recolectores de "la zona que va desde la avenida Balbín a la avenida General Paz", en Saavedra y Núñez.

Juri recordó que un dato que avala su teoría de dónde pudo haber sido arrojado el cuerpo, es que en esa misma zona de General Paz y Balbín, algunos días después del hallazgo del cuerpo, un barrendero encontró tirado "el cuaderno de comunicaciones" de Ángeles y lo entregó a la policía.