Cristina: "Resulta ridículo considerar a la Argentina como una amenaza"

La Presidenta expuso la posición argentina sobre los diferentes puntos que han elaborado los cancilleres de cada país y en particular puso el acento en el tema Malvinas y los fondos buitre.
Sábado 11 de abril de 2015

La presidenta Cristina Fernández reclamó abordar con "sinceridad" la problemática del narcotráfico y puntualizó que "los miles y millones de dólares que se blanquean" de la droga pasan por "paraísos fiscales y bancos de países desarrollados".

En su discurso en la sesión plenaria de la VII Cumbre de las Américas que se realiza en Panamá, donde desgranó duras críticas contra Estados Unidos, la jefa de Estado planteó que en los lugares de producción de estupefacientes, la droga "vale 2 mil dólares y vale 40 mil en Chicago".

"Estamos todos comprometidos en el combate contra el narcotráfico", destacó la Presidenta y pidió "abordar" el problema de "la droga en los países consumidores", no tanto desde los países productores, porque alertó que los estupefacientes y el narcotráfico "pueden convertir a estados de esta región en estados fallidos".

En este sentido, la mandataria indicó que "de la misma manera y con el mismo ahínco que se investiga el financiamiento del terrorismo internacional se debe seguir el financiamiento y el camino de dónde va el dinero de los carteles de la droga".

Además, se preguntó si "los países emergentes" se "van a quedar con los muertos y con las armas que también producen los países desarrollados".

En su diatriba contra Estados Unidos, en donde reclamó en más de una ocasión "sinceridad" para abordar los principales problemas de la región, Cristina Fernández apuntó contra el presidente Barak Obama por haber declarado como "peligro para la seguridad" de su país a Venezuela.

"Resulta inverosímil, casi rayano a lo ridículo que cualquier país de nuestro continente pueda resultar una amenaza a la mayor potencia del mundo militar, económica, científica", y recordó una frase que utilizaba Juan Domingo Perón: "De todos lados se puede volver, menos del ridículo", aunque la cita precede al fundador del PJ y fue impresa cien años antes por Domingo Sarmiento en su libro Viajes por Europa, Africa y América.

También, al comparar los presupuestos militares de Estados Unidos, Argentina y Venezuela, reclamó a Obama que debía "hacerlo más efectivo para combatir el narcotráfico y la inmigración ilegal" y señaló que "es una pena" que la Cumbre "se vea ensombrecida" por esa declaración de Estados Unidos por lo que pidió que "ese decreto sea dejado de lado".

Por otro lado, la Presidenta hizo una defensa de los gobiernos de la región, que deben enfrentarse ante "golpes suaves" por parte de "ONG's" vinculadas a países desarrollados "que hacen denuncias que no pueden sostener", algo que calificó como "nuevas formas más sutiles de intervención e influencia" en territorios de América Latina.

"¿Por qué se combate y se tilda de populistas a los gobiernos que en América del Sur han sido los que mayores logros alcanzaron en materia de derechos humanos, salud, equidad?", se preguntó y agregó: "¿Por qué apoyan a gobiernos que plantean políticas neoliberales, que excluyen a los ciudadanos".

En este sentido, Cristina Fernández consideró necesario "no tenerle miedo a la historia ni a las ideologías" al recordar: "Miren lo que ha pasado después de que decretaran el fin de las ideologías, aparecieron los fundamentalistas, el verdadero problema que tiene la paz en el mundo, porque las ideas se pueden combatir con ideas, pero cuando alguien dice que mata en nombre de Dios, es más difícil dar pelea".