Belgrano, sobre la hora, le ganó a Quilmes en Córdoba

Belgrano le ganó a Quilmes por 2 a 1 al cabo de un intenso encuentro disputado en el estadio "Mario Alberto Kempes" de Córdoba, por la novena jornada del torneo.
Lunes 13 de abril de 2015

Jorge Velázquez abrió el marcador para el local, a los 12 minutos de juego, a los 27 restableció la paridad Sebastián Romero, y a los 41 minutos del segundo tiempo, Mauro Obolo hizo el gol del triunfo. Belgrano hilvanó así su cuarta victoria consecutiva, teniendo en cuenta que anteriormente había superado a Vélez Sarsfield, Newell's Old Boys y Sarmiento.

En tanto, Quilmes venía de superar a Crucero del Norte 3-1 en el sur del Conurbano bonaerense y tenía la ilusión de sumar de a tres fuera de casa por primera vez en la competencia.

"El Pirata" salió en búsqueda de la meta con mucha decisión y un juego vertical que enseguida generó situaciones de gol.

A los 6 minutos, Lucas Zelarayán desbordó por izquierda y con un centro encontró en lo alto a Emiliano Rigoni, quien superó a Fabián Assmann con un cabezazo descendente, pero no a Mariano Uglessich, salvador sobre la línea.

Y a los 12, el mismo Zelarayán asistió a Velázquez sobre la izquierda para que realizara el 1-0 con un tiro cruzado y certero.

A partir de entonces, el anfitrión dominó el desarrollo del juego con tranquilidad hasta que, a los 27 minutos, un descuido de Claudio "Chiqui" Pérez deparó el empate sorpresivamente.

El zaguero perdió la pelota en las inmediaciones del área ante la presión de Joel Carli y Romero aprovechó para vulnerar el ángulo inferior izquierdo con un disparo rasante, dejando sin reacción al arquero Juan Carlos Olave.

Belgrano volvió a intensificar su ataque, pero no tenía claridad, tanto así que su mejor posibilidad antes del descanso radicó en un remate de media distancia de Zelarayán que pasó cerca de la base del palo derecho.

Y antes que se cumpliera el primer minuto del complemento, Sergio Escudero exigió a Fabián Assmann con un potente y osado remate que tuvo que desviar por arriba del travesaño.

Quilmes empezaba a concentrar todas sus fuerzas en defensa y su único recurso ofensivo pasaban a ser las pelotas paradas que ejecutaba Rodrigo Gómez.

Belgrano tocaba hasta diluirse en pelotazos, pero a los 20, forzó una nueva intervención de Assmann con un tiro rasante de Farré.

A los 33, tuvo otra chance el ingresado Lucas Parodi, tras un rebote, pero Alan Alegre lo frustró desparramando su humanidad para impedir que el balón cruzara la línea de gol. Tanto Ricardo Zielinski como Falcioni agotaron los cambios, uno para modificar, el otro para tratar de conservar, y finalmente pudo más el empuje del cuadro celeste.

Cuando el "Cervecero" se animaba a pensar en volver a Buenos Aires con un punto valioso, una proyección del lateral Renzo Saravia culminó con un centro peligrosísimo y una palomita gloriosa de Obolo, quien el cuerpo en el aire introdujo el balón a la derecha del arquero.