“No necesitamos la bombacha sangrada para acreditarlo”

María Elena Leuzzi sostuvo en Canal 26 que la “Justicia está convencida de que hubo violación” y se refirió a la versión de que una mujer denunció a su marido como culpable.
Jueves 23 de abril de 2015
“No queremos crear más falsas expectativas. La chica salió más traumada y más shockeada de la rueda de reconocimiento como si fuera una segunda violación. Esperemos que sea realmente la persona”, dijo María Elena Leuzzi, titula de la Asociación de Víctimas de Violación, al programa “Vivo al Mediodía” de Canal 26, con Antonio Fernández Llorente, Viviana Valles, Carla Rebello y Anabelia Cerezo en policiales sobre la denuncia de una mujer contra su esposo.

El denunciado manejaría un taxi con la misma patente que indicara la joven y, según dijo su esposa, habría dicho que violó a la joven llamada Manuela porque “no le pagó”. El sospechoso tiene 44 años, es boliviano y maneja una Chevrolet Spin

“La madre de Manuela me contó la novedad muy angustiada, llorando. Creemos que en breve habrá una nueva rueda de reconocimiento”, agregó la referente de la ONG que apoya a las víctimas del aberrante delito en el 26.

De acuerdo con los propios dichos de la joven, todo ocurrió el sábado cuando salió de un bar de la zona de Colegiales, sin dinero porque sus cosas se las había llevado una amiga.

La joven esperaba un colectivo y un taxista, que la vio llorando, la convenció de subir gratis a la unidad porque "no era hora para que una chica esté sola". Según indicó, se quedó dormida en el taxi y cuando despertó se encontró con que el chofer la estaba violando.

"Me dijo que no importaba si no tenía plata, que subiera igual. Parecía un tipo macanudo por eso subí. Me quedé dormida, aunque es un poco raro porque cuando vas en taxi o colectivo vas un poco alerta y no te dormís. No puedo decir si me drogó porque no tengo pruebas, pero cuando me desperté no tenía muchas posibilidades de defenderme porque el tipo ya estaba arriba mío", contó la joven.

“La Justicia está convencida de que hubo violación. No necesitamos llevar la bombacha con sangre de la víctima para demostrarlo”, cerró Leuzzi.