"Con una política agresiva en desarme hay más seguridad"

La dijo la presidenta Cristina Kirchner al inaugurar un banco de destrucción de armamentos. También subrayó la "reducción notable de autorización para tenencia y portación de armas".
Martes 28 de abril de 2015

La presidenta Cristina Fernández destacó hoy la política de desarme implementada en su gobierno, al recalcar que "contribuye al tema seguridad" y subrayó la "reducción notable de autorización para tenencia y portación de armas".

Durante un discurso en un acto realizado en la localidad bonaerense de San Martín y trasmitido por cadena nacional, la jefa de Estado expresó: "Se han destruido más armas que en ningún otro gobierno, vamos a llegar a las 300 mil armas destruidas".

"Si tenemos una política agresiva en desarme, se esta contribuyendo al tema seguridad", indicó Fernández de Kirchner.


Además, impulsó un proyecto de ley para reemplazar al Registro Nacional de Armas (RENAR), al que tildó de "viejo y obsoleto", por una Agencia Nacional de Materiales Controlados.

"Nosotros no queremos que la gente tenga armas", enfatizó la primera mandataria, tras recordar que el RENAR se creó en la década del '70 precisamente "para registrar la tenencia de armas".


En ese marco, les pidió a los jueces que "apuren los trámites" para contribuir a la política de desarme.

"Les pedimos a los jueces, porque las armas tienen que estar depositadas para su destrucción, que apuren los trámites para que no haya tantas armas en tramite judicial; para poder destruirlas y seguir alimentando la cadena de seguridad", señaló la mandataria.

Destacó que el depósito "tiene capacidad para almacenar 150.000 armas y es el más grande de toda América", acerca de lo cual agregó que "la Constitución de Estados Unidos" permite a sus ciudadanos la libre compra de armas y, por lo tanto, en ese país "no tienen depósitos para destruir armas ni una política de desarme", mientras "la Argentina fue premiada en 2013 por las Naciones Unidas" por sus acciones destinadas al desarme.

"Estamos en un día muy especial porque a menudo o casi permanentemente estamos escuchando hablar de lucha contra las armas, la inseguridad, el narcotráfico, pero uno de los desafíos más importantes de la democracia argentina y fundamentalmente la gestión del Estado ha sido bajar el discurso a los hechos y las realidades", expresó