Olimpo y "El Pincha" siguen sin ganar en el torneo

Igualaron 0 a 0. Ambos equipos no pudieron romper la sequía de varias fechas sin triunfos con el estreno de sus entrenadores.
Sábado 2 de mayo de 2015

Estudiantes de La Plata mereció mejor suerte pero debió conformarse con empatar sin goles ante Olimpo en Bahía Blanca, por la undécima fecha del torneo de Primera División.

El equipo platense dispuso de las llegadas más claras, pero no encontró la profundidad necesaria para vencer la resistencia de los bahienses, e incluso pudo perderlo en la última jugada del partido, cuando el árbitro Diego Abal no sancionó un penal claro en favor de los locales.

La primera etapa fue muy pobre, por lo que no sorprendió que los equipos se fueran al descanso sin poder abrir el marcador.

En el local se pudo ver la mano de su nuevo entrenador, Diego Osella, en el orden defensivo, en el intento de jugar con las líneas juntas haciendo un equipo corto, y por sobre todas las cosas, en la velocidad de las transiciones, tanto de ataque a defensa como de defensa a ataque.

De todas maneras, cuando logró tener la pelota, ya que se dedicó a esperar en su campo, el ataque se pareció mucho al que se veía con Walter Perazzo en el banco, con Gonzalo Klusener como único punta y muy aislado de sus compañeros.

El visitante, con el debut de Gabriel Milito en el torneo local, dispuso del balón y apostó al ataque por las bandas, sobre todo a partir de la movilidad de Carlos Auzqui y Ezequiel Cerutti, aunque tampoco inquietó a la defensa rival.

Gran parte de la culpa de que se haya visto tanta pobreza en los juegos de uno y otro tuvo que ver con las intensas lluvias que cayeron antes del comienzo del partido y que hicieron que el campo de juego no se encontrara en buenas condiciones.

La segunda etapa fue más entretenida y contó con varias ocasiones de gol, sobre todo para Estudiantes, que siguió controlando la pelota y logró ser un poco más punzante y generar algunas situaciones de riesgo para el arco defendido por Nereo Champagne.

Sin embargo, la primera clara para Estudiantes llegó a través de un jugador de Olimpo, porque a los 13 minutos el ingresado Ezequiel Parnisari, al querer despejar un centro de cabeza, estrelló la pelota en el palo izquierdo de su propio arco.

Luego, a los 19, Carlos Auzqui combinó una pared con Juan Sánchez Miño, y al recibir la devolución del ex Boca y Torino de Italia, sacó un remate cruzado de derecha que se fue ancho.

A los 26 minutos, luego de un rebote, el uruguayo Diego Vera recibió sólo a la altura del punto del penal, intentó de derecha, y el tiro salió desviado.

Siete minutos más tarde, David Barbona recibió sobre la izquierda, encaró hacia el medio y pateó de manera potente para que el balón salga besando el palo derecho del arco de Olimpo.

Los últimos cinco minutos trajeron las jugadas más peligrosas del partido, una para cada equipo.

A los 42 minutos Cerutti ejecutó un tiro libre magnífico que estalló contra el ángulo superior derecho del arco defendido por Champagne, y en el rebote se lo perdió Vera, rematando a las manos del arquero.

Finalmente, el cambio ofensivo que había realizado Osella con el ingreso del uruguayo Nicolás Royón para acompañar a Klusener casi da resultados, porque a los 46, quien había quedado aislado del resto del equipo en la primera etapa, ingresó al área y tuvo un mano a mano que Navarro pudo tapar.

Pero en esa jugada estalló la polémica, ya que al momento de rematar, Klusener fue derribado de un manotazo en el pecho por Gil Romero dentro del área, y el árbitro Diego Abal no lo sancionó.

Por momentos pareció que Estudiantes reguló y no arriesgó más por estar con la cabeza puesta en el partido del próximo martes ante Independiente Santa Fe de Colombia por la Copa Libertadores.

Eso fue lo que hizo que no pueda ganarlo por falta de decisión, y que casi lo perdiera en la única llegada peligrosa del rival, y en la última pelota del partido.