“Kirchner y Chávez fueron dos pérdidas grandes en la región”

La presidenta homenajeó en la Casa Rosada a los fallecidos Néstor Kirchner y Hugo Chávez, y destacó que fueron "hombres que vinieron a incomodar a los poderosos, a desafiar las reglas".
Lunes 4 de mayo de 2015
La jefa de Estado se pronunció así en un discurso en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos de la sede gubernamental, donde descubrió un cuadro de Kirchner y otro de Chávez, que se sumaron a los retratos de varios próceres de la región que desde el Bicentenario cumplido en 2010 decoran ese sector de la planta baja de la Rosada.

El acto se realizó al cumplirse cinco años de la asunción de Kirchner como primer secretario general de la Unasur, cargo que ocupó sólo seis meses debido a que en octubre de 2010 murió de un paro cardíaco.

"Esos hombres dieron su vida y lucharon a hasta último momento y que sabían que debían cuidar su salud. Pero se negaron a descansar a ir a una cama, como cualquier otro, para recuperarse.

Porque para ellos la vida era otra cosa: luchar, no bajar los brazos, morir de pie pero no en una cama", destacó la mandataria.

Al respecto, consideró que "no fueron hombres de la comodidad, vinieron a incomodar a los poderosos, a desafiar las reglas" y aseguró que sus muertes (Kirchner en 2010 y Chávez en 2013), "fueron pérdidas importantes para la región y para la historia" latinoamericana.

La Presidenta estuvo acompañada por el actual secretario general del bloque, el colombiano Ernesto Samper, y otro dirigente que también ocupó ese cargo, el venezolano Alí Rodríguez, además de todos los ministros de su Gabinete y una docena de gobernadores.

De esta forma, la Galería inaugurada el 25 de mayo se amplió con estos dos nuevos retratos que se agregan a los de personalidades como Ernesto "Che" Guevara, José Martí, Túpac Amaru, Salvador Allende, Francisco Solano López, José Artigas, Juan Domingo Perón, Eva Duarte, Juan Manuel de Rosas, José de San Martín, Manuel Belgrano, Hipólito Yrigoyen y Augusto César Sandino, entre otros.

Cristina Kirchner destacó, a su vez, la "mediación paciente" que hizo su fallecido esposo en el conflicto entre los gobiernos de Colombia y Venezuela en 2010, durante su breve secretariado en Unasur, y -en broma- remató: "Tenia más paciencia con ellos que conmigo".

Al respecto, elogió "todas las cosas que se lograron y todos los conflictos que se cruzaron y pudimos resolver en paz" desde la creación de la Unasur, y contrastó el presente de la región frente a "aquella América del Sur de 1999 cuando Hugo (Chávez) comenzó su primera presidencia" en Venezuela.

Previamente, Samper dio unas palabras y remarcó: "Kirchner no solamente ocupó el cargo que hoy me honra ocupar: fue uno de los fundadores de la Unasur en 2004, de aquel grito de independencia contra la pesadilla neoliberal que en los años noventa empobreció esta región generado 180 millones de pobres adicionales".

Por su parte, Rodríguez afirmó que Kirchner y Chávez "marcaron la historia de la región, con los sueños de libertad y unidad de nuestros pueblos".

Por último, la Presidenta dio unas palabras desde el balcón interno de la Rosada que se asoma al Patio de las Palmeras para los centenares de militantes de agrupaciones kirchneristas que presenciaron el acto, a quienes les pidió: "Cuidensé porque los necesitamos vivos y sanos, fundamentalmente sanos en las ideas y las convicciones".