Un femicidio cada 31 horas

El 40% ocurre fuera de la casa de la víctima.
Martes 5 de mayo de 2015
Una mujer es asesinada en la Argentina cada 31 horas, según un trabajo estadístico de una ONG especializada en la temática, que revela el 40 por ciento de esos femicidios ocurre fuera de la casa de la víctima.

El femicidio cometido a cuchilladas el sábado, en el interior de una conocida confitería del barrio porteño de Caballito, forma parte de un flagelo que tiene a una mujer asesinada cada 31 horas en Argentina.

Sin embargo, el caso es paradigmático de una situación que ya es una constante, con parejas o ex que ya no sólo matan dentro de los hogares, sino en cualquier espacio.

De hecho, el 40% de estos crímenes se cometen puertas afuera, en locales comerciales, vía pública, zonas descampadas, dentro de vehículos y lugares de trabajo, entre otros, que señalan de forma irrefutable la extrema vulnerabilidad en la que se encuentran las víctimas frente a la violencia machista.

Así lo revelan los datos estadísticos del Observatorio de Femicidios en Argentina "Adriana Marisel Zambrano", organismo de La Casa del Encuentro, que durante el año 2014 registró un total de 277 hechos, de los cuales 106 fueron cometidos fuera de los hogares de las parejas o víctimas: 21 en descampados, 20 en vía pública, 16 en otras viviendas, 11 en rutas, 10 en ríos (diques, arroyos, canales), 7 en vehículos, 7 en campos (camino, monte, predio), 4 en lugares de trabajo, 3 en locales comerciales, uno en zanja, uno en hotel, uno en pozo ciego, uno en contenedor de basura, uno en alcantarilla, uno en cochera y uno en prostíbulo.

La investigación por el femicidio de Caballito pudo acreditar, entre otras cuestiones, dice hoy el Diario Popular que la víctima Gabriela Parra había accedido a un encuentro con su ex pareja, Alejandro Bajeneta, con la condición de que se trate de un espacio con mucha gente, por lo que eligió un bar.

No sólo eso, sino que también fue acompañada por un amigo, que se mantenía a prudente distancia, y dentro del local eligió estar en el medio de las mesas. Todo para evitar un posible ataque, que finalmente llegó con mortales cuchillazos.

La vulnerabilidad de Parra, que sola no pudo evitar lo que ella misma proyectaba como una posibilidad -su femicidio-, está relacionado con la solicitud de La Casa del Encuentro tendiente a que se abran Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias, para agilizar las medidas cautelares de protección.

El hecho en Caballito se suma a otros dos femicidios recientes, también con repercusión mediática. El 15 de abril, la maestra jardinera María Lanzetti fue acuchillada frente a sus alumnos, en el interior del aula, en un establecimiento de Córdoba, al que ingresó sin problema alguno el agresor, su ex pareja.

En los días previos, una chica de 25 años fue ultimada con arma blanca en Puerto Madero, tras salir de un bar donde se había reunido con su ex. "Se solicita la protección integral y efectiva, desde una perspectiva de género para la mujer víctima de violencia", pidió La Casa del Encuentro en su último informe.