El Gobierno dictó conciliación obligatoria y la UOM suspende el paro

La huelga de la Unión Obrera Metalúrgica iba a ser por 36 horas a partir de este miércoles tras no llegar a un acuerdo de aumento salarial con los empresarios. Ellos reclaman el 31% pero la oferta fue del 22%. El gremio pide un salario inicial de 8.500 pesos en bruto.
Martes 5 de mayo de 2015

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) se disponía este mediodía a suspender la huelga de 36 horas que había anunciado a partir de mañana, después que el ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto salarial con las empresas.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, firmó este martes la medida que dispone una conciliación por diez días y convocó además a una reunión (que será la octava) entre representantes gremiales y empresarios para este jueves a las 15:00 en Leandro N. Alem 650.

Antonio Caló, líder del gremio y secretario general de la CGT oficialista, había anticipado horas antes que el gremio suspendería el paro de 36 horas si Tomada dictaba la conciliación obligatoria.

El sindicalista se mostró "preocupado" por no poder arribar a un acuerdo de aumento salarial con las cámaras empresarias, que ofrecieron un incremento del 22 por ciento mientras el gremio reclama un 31 por ciento.

La CGT oficialista se reunió de urgencia a partir de los fracasos de las paritarias de la UOM y la dilación oficial para homologar el acuerdo del 30% del Sindicato de Empleados de Comercio con las empresas.

"Tengo buen diálogo (con los ministros) pero cuando es el momento de discutir las paritarias, ellos tiene una visión distinta a la nuestra", dijo Caló al ser consultado sobre Axel Kicillof y Tomada.

Y, a pesar de su sintonía con la administración kirchnerista, agregó: "Yo le he dicho a los ministros que me expliquen cómo puede hacer una familia con dos hijos para vivir con 6.500 pesos por mes".

Dijo Caló que hay en la actividad metalúrgica trabajadores que recién se inician que están cobrando 5.100 pesos de bolsillo: "Esos compañeros me quieren matar, me van a colgar del Obelisco. Así que esta es la situación".

El líder metalúrgico pidió a los empresarios que "entiendan" que los trabajadores no pueden vivir con los sueldos actuales y reclamó ser "realistas", dado que en la actualidad los 6.700 pesos ya son destinados pura y exclusivamente a la canasta básica alimentaria para un matrimonio con dos hijos, por lo que consideró que el pedido de la UOM "no es descabellado".

"Estoy preocupado. Para un dirigente sindical lo más importante es la paritaria, y no lo puedo resolver. Los empresarios ofrecieron un aumento salarial del 22 por ciento y no se mueven de allí", se quejó Caló en declaraciones a radio Mitre.

El gremio pide un salario inicial de 8.500 pesos en bruto para cualquier trabajador que recién ingresa a una empresa metalúrgica, que se convierte en 6.700 pesos cuando se tiene en cuenta sólo el dinero "de bolsillo".

Caló indicó que ese pedido representa un aumento salarial del 31 por ciento para el salario inicial, al que señaló como "lógico" porque los sueldos en esta actividad "son bajos" dado que fueron arrasados en la década del 90 y aún fueron recompuestos de acuerdo a las necesidades de los trabajadores.

Precisó también que el Congreso Nacional de delegados de todo el país lo viene presionando desde hace más de 20 días para poner en marcha una huelga y él la venía dilatando para tratar de acordar con los empresarios, aunque se ve imposibilitado.

Aclaró que si el ministerio de Trabajo, que conduce Carlos Tomada, dicta la conciliación obligatoria por diez días la UOM va a determinar la suspensión del paro, aunque la medida de fuerza será puesta nuevamente en marcha por 36 horas cuando venza la decisión oficial.

Al ser consultado sobre la demora del ministerio de Trabajo para homologar el acuerdo del 30 por ciento del Sindicato de Comercio que lidera Armando Cavalieri con las empresas del sector, Caló respaldó a su par sindical.

"No comparto si en el Gobierno o en cualquier otro lado quieren ponerle un techo a las paritarias. A mi siempre me dijeron que las paritarias son libres y las voy a defender", expresó Caló en declaraciones radiales.