China se devoró los trabajos del mundo y se los da a robots

Cada vez más los robots están absorbiendo los puestos de empleo en países en desarrollo, reduciendo así el potencial de creación de empleos ligado a la construcción de nuevas plantas.
Martes 5 de mayo de 2015
El gigante asiático es el mayor mercado del mundo para robots industriales: las ventas de las máquinas crecieron el año pasado 54% respecto a 2013. Se prevé que en 2017 China tenga más robots de este tipo que cualquier otro país, según la Federación Internacional de Robótica, con sede en Alemania.

Esta tendencia está alimentada por una tormenta perfecta de fuerzas económicas. Los costos laborales chinos se han disparado, socavando el cálculo que había llevado todos esos empleos a China en primer lugar, y la nueva tecnología robótica es más barata y fácil de desplegar que nunca.

Además, muchas de las industrias de más rápido crecimiento en China, como la automotriz, tienden a depender de altos niveles de automatización independientemente de dónde estén ubicadas las fábricas. “Todavía pensamos que son productores masivos de aparatos pequeños, pero ese ya no es el caso”, dice Adams Nager, analista de investigación económica en la Fundación de Tecnología de la Información e Innovación en Washington.

Nager dice que China está dejando que la producción de bajo costo se vaya a otros países para concentrarse en industrias que hacen una utilización intensiva de capital como la siderurgia y la electrónica, en las que la automatización es un componente clave.

El alza de China como un centro de automatización contradice muchas suposiciones sobre los robots. Dado que su principal objetivo es ayudar a recortar costos laborales, la automatización es usualmente concebida por los economistas como un medio para que las economías avanzadas retengan industrias que de otra forma podrían irse al exterior.

Sin duda, algo de eso está ocurriendo. Pero cada vez más, los robots están absorbiendo empleos en países en desarrollo, reduciendo así el potencial de creación de empleos ligado a la construcción de nuevas plantas.

“China tiene un crecimiento explosivo (en robots)”, dice Henrik Christensen, director del laboratorio de robótica del Instituto de Tecnología de Georgia, quien agrega que las principales empresas de automatización del mundo están apresurándose para construir fábricas en ese país para abastecer la demanda local de máquinas nuevas.

La Federación Internacional de Robótica estima que en 2014 se vendieron alrededor de 225.000 robots industriales en todo el mundo, 27% más que el año anterior y un nuevo récord. De ese total, 56.000 fueron vendidos en China.

La organización dice que un motivo por el que China continuará en auge es que tiene una “densidad de robots” relativamente baja. El país cuenta con alrededor de 30 robots por cada 10.000 trabajadores fabriles. En Alemania, la densidad es 10 veces mayor. En Japón, 11 veces mayor.

“La automatización de las plantas de producción chinas acaba de comenzar”, afirmó Per Vegard Nerseth, director gerente de ABB Robotics, en un informe preparado por el grupo comercial.