¿Cómo fue el pago del rescate de $ 1.500.000 por Rebagliatti?

En principio solicitaron dos millones de dólares y hasta le pidieron que vendieran la empresa familiar. Rafael De Francesco, apoderado de la empresa, lo explica en Canal 26.
Miércoles 6 de mayo de 2015
Un empresario que había sido secuestrado ocho días atrás en la localidad bonaerense de Martín Coronado fue liberado hoy a la madrugada en el partido de Almirante Brown, tras el pago de 1,5 millones de pesos.

Según indicaron voceros policiales, el hombre, que durante varios días de su cautiverio fue encerrado en un ataúd, fue liberado ileso en inmediaciones de una remisería en la zona de Temperley.

El empresario, identificado como Daniel Rebagliatti, de 53 años, es uno de los hijos de Jorge Luis Rebagliati, propietario de la firma Cintra, que tiene a su cargo la extracción de residuos en el marco de las tareas de saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo y que tiene como actividad principal la fabricación de complejos equipos para controlar derrames de petróleo y de sustancias tóxicas.

El empresario fue capturado el pasado 27 de abril cuando salió de su casa en el barrio de Villa Devoto y se dirigía al establecimiento de su familia, en el partido de Tres de Febrero.

Tras ser capturado, los delincuentes se comunicaron con su familia para exigir el pago de dos millones de dólares como rescate.

Con el correr de los días y de varias comunicaciones, las cifras fueron descendiendo hasta alcanzar el millón y medio de pesos, que es lo que haría pagado la familia para rescatarlo.

Según trascendió, se acordó la liberación de Rebagliati luego de arrojar un bolso con el dinero desde un tren, entre las estaciones de Santos Lugares y Caseros.

El hombre fue liberado este miércoles a la madrugada cerca de una remisería con poca ropa, según contó la telefonista de una agencia de remises de Almirante Brown.

"Apareció a tres cuadras de la agencia donde soy telefonista. Llegó a las 3 y 10 de la mañana a la agencia", contó la mujer, llamada Teresa, quien señaló, en declaraciones televisivas que el hombre "estaba barbudo y tenía frío".

El hombre había tocado varios timbres hasta fue acogido por lamujer, que le facilitó el teléfono para que se comunicara con sufamilia.

"Era una banda profesional y preparada para mantenerlo ocho días cautivo, gente de nivel medio y que sabía lo que hacía. No estábamos con improvisados. Se comunicaron con la familia a las tres horas del secuestro", señaló Rafael De Francesco, apoderado de la empresa de la víctima en declaraciones a "El Pulso" de Eduardo Serenellini por Canal 26.

El hombre contó que los secuestradores pidieron desde el comienzo dos millones de dólares y hasta le pidieron que vendieran la empresa familiar para pagar el rescate.

"Nosotros somos gente trabajadora, que tenemos deudas, que tenemos que pagarle a los empleados y muchas veces las cifras que decían sólo estaban en la imaginación de alguien, pero eran inalcanzables", señaló Di Francesco.

El hombre comentó que el rescate se pagó con dinero que juntaron amigos y familiares de la víctima y que fue una persona del entorno íntimo quien arrojó el dinero desde el tren entre las estaciones de Santos Lugares y Caseros.

Según contó Di Francesco, la modalidad de los secuestradores llamó la atención de los investigadores, por la forma en la que se manejaron durante los días que mantuvieron al empresario en cautiverio.

La causa tramita en la Fiscalía Federal en lo Criminal y Correccional de Tres de Febrero, a cargo de Paul Starc.