Este es el principal sospechoso del crimen de Cadillo

Está procesado con prisión preventiva como único acusado. La habría acompañado a tomar un helado y luego la dejó en la estación Boulogne del ferrocarril Belgrano Norte.
Jueves 7 de mayo de 2015
La justicia penal de San Martín en Argentina procesó con prisión preventiva al único acusado por su presunta responsabilidad en la desaparición y presunto asesinato de la estudiante peruana de 22 años.

El procesamiento del único detenido, que habría sido identificado como Carlos Smith, de 49 años, había sido solicitado por la fiscal Lorena Carpovich, a cargo de la Unidad Funcional de Investigaciones N° 21 de Malvinas Argentinas.

La representante del Ministerio Público pidió el procesamiento del imputado a pesar de que todavía no se hallaron rastros de la joven estudiante, desaparecida desde el 23 de febrero último, cuando salió de su casa para ir a la embajada de Brasil, donde tenía un turno para hacer el trámite con el fin de conseguir una visa de trabajo para regresar a ese país.

A partir de la reconstrucción de lo que hizo la joven, en los minutos posteriores a la salida de su casa, los familiares y los investigadores establecieron que se habría encontrado con el acusado.

Según la versión que el sospechoso aportó ante la policía, la habría acompañado a tomar un helado y luego la dejó en la estación Boulogne del ferrocarril Belgrano Norte.

Sin embargo, los investigadores verificaron la versión del sospechoso, y en la heladería dijeron que no vieron a Jennifer el 23 de febrero a la mañana. Los empleados afirmaron que estaban seguros porque conocían a la joven. Fue la primera contradicción del acusado.

Después, la fiscal estableció que el sospechoso había abierto un perfil falso de la red social Facebook a nombre de una mujer, identificada como Paula. Así, supuestamente haciéndose pasar por otra persona, logró que Jennifer lo aceptara con una identidad falsa y podía controlar con quién se relacionaba.

Lourdes, su madre, dijo que el imputado parecía obsesionado con Jennifer, a quien había conocido tres años antes, cuando trabajaba en una agencia dedicada a la venta de automóviles.

Además de las contradicciones del imputado, la fiscalía tuvo en cuenta el hallazgo de huellas de Jennifer en el automóvil en el que se movilizaba para pedir procesamiento. El imputado tiene la posibilidad de apelar la resolución.